Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Finca Cor Ví: paisaje, origen y corazón para cumplir un sueño

20 noviembre, 2021

Texto: Jaime Nicolau / Foto y Vídeo: Fernando Murad, Vicente Escrivá

Luis Corbí llegó al mundo del vino desde la pasión. Farmacéutico de formación y profesión, siempre sintió un pálpito especial con él. Así lo constantan sus múltiples viajes de ocio que acababan con algunas de las zonas productoras más importantes del mundo como destino. Primero España, después Francia, Alemania… y así hasta que un buen día su buen amigo Cosme Gutiérrez, le animó a dar el paso y adquiriese una finca en Moixent. Y ahí empezó a mirar con otros ojos la oportunidad que tenía delante. Pensó bien el proyecto y apostó por algo que le iba a diferenciar: una bodega de vinos blancos elaborados con variedades centroeuropeas como riesling o viognier, pero también con la autóctona verdil. Algunos lo miraban de reojo con desconfianza, esperando el momento en que llegara el tropezón. Pero no llegó. El proyecto fue cogiendo altura de vuelo hasta estar hoy perfectamente asentado. Sin darse cuenta Luis había empezado un camino de no retorno. Unos años después se le cruzó en el camino una bodega preciosa en Requena, a pocos metros del Parque Natural de las Hoces del Cabriel y del río que le da nombre, en la frontera de la Comunitat Valenciana con tierras albaceteñas. Y soñó de nuevo pero esta vez en color vino tinto y con la bobal en la cabeza. Ambas marcas conviven bajo un paraguas: Bodegas Luis Corbí.

Hoy nos recibe en esa Finca, después de terminar la vendimia y unas obras eternas que la han dejado guapa no, lo siguiente. Ya sonríe. Le acompañan su mujer, su hija Reyes y su enólogo Yosu. También uno de sus nietos y hasta Roc, un precioso labrador que campa a sus anchas. Ellos son nuestros anfitriones. Nos saludamos en un porche espectacular con parte del viñedo enfrente. Cinco minutos bastan para enamorarse del lugar. «Teníamos muchas ganas de poder enseñároslo», nos espeta Luis. La casa es un espectáculo. Si hay algún enoturista en la sala que lo apunte en rojo en su agenda.

Comenzamos dando un repaso con Luis a todo el camino recorrido hasta llegar donde está hoy. «Primero entré en el mundo del vino por pasión. Ahora estoy para quedarme y creo que hemos conseguido crear un proyecto familiar al que podremos darle continuidad», nos explica. «Hemos diseñado todo pensando en que cada persona que nos visite se sienta como en su casa. Queremos que nos conozcan  y que toquen el proyecto con nosotros. Les abrimos las puertas de nuestra casa», añade. Y es que los ojos le brillan distinto a cuando hace unos años tomamos un café con él en el Mercado de Colón de Valencia. Llegaba a un sector totalmente nuevo, aunque siempre le había apasionado. «Hasta había hecho vino con los amigos en un garaje en nuestras reuniones», comenta entre risas. Rápidamente nos dimos cuenta de que tenía pasión, pero también las ideas claras. Llegaba a una zona de enormes tintos de monastrell, Terres dels Alforins, y le parecía una osadía compararse con personajes que admiraba como Pablo Calatayud, Rafa Cambra o Miguel Velázquez. Y ahí dio un giro radical y arrancó su proyecto de blancos centroeuropeos: Clos Cor Ví. Pero ahora se siente preparado para soñar en tinto. «La finca es una preciosidad y creo que el bobal de estas tierras tiene el reconocimiento que merece a nivel nacional e internacional. Así que lo teníamos claro: queremos hacer un gran bobal», señala mientras sirve una copa de Maloco, el primero de los bobales que ya ha llegado a la saga de Finca Cor Ví. Tenemos un viñedo excepcional, en un paraje mágico. Se dan todas las condiciones para trabajar la variedad autóctona bobal y ser fieles al origen», reflexiona. De las 22 hectáreas de viñedo han dejado únicamente la mitad y la otra mitad la han reconvertido a bobal, pensando a medio plazo. La filosofía es la misma de Clos Cor Ví: mimar el viñedo como si fuera un jardín.

Y si alguien puede corroborar todo el potencial de la finca ese es Yosu López de Ocariz, enólogo y mano derecha de Luis, con el que ha creado un tándem que funciona. Defiende Yosu que los grandes vinos se empiezan a hacer en el viñedo y con esa filosofía predica. Luego, en la elaboración en la coqueta bodega de Finca Cor Ví, cuenta con todas las herramientas que precisa un alquimista. Depósitos de aluminio, tinas de madera, huevos de arcilla o ánforas y barricas.

Por último, Reyes Corbí, la hija de Luis, se incorporaba al proyecto para volcar en él todo su knock how adquirido en el mundo del marketing. Y con ella llegó la apuesta definitiva por el enoturismo. Pero no valía cualquier cosa. Tenía que ser algo excepcional, singular y que los diferenciara. Y  están siendo capaces de atraer como un imán a los amantes del vino y las experiencias.

Así se escribe la historia de un proyecto que enamora y es capaz de desbordar pasión por los cuatro costados. Finca Cor Ví es una de esas apuestas que dibujan una sonrisa para siempre en la memoria de aquel que decide conocerlo. Es un paraje mágico que de manera real toca el río Cabriel y el Parque Natural de las Hoces. Aquí no hay campaña de marketing. Aquí lo que hay es mucha verdad, mucho sentimiento y unos vinos que expresan excepcionalmente el lugar en el que nacen. La bobal está de enhorabuena porque tiene un nuevo adepto que sueña con hacer grandes cosas con esta casta autóctona.

Si unes en una misma frase las palabras paraje, pasión, verdad y bobal, Finca Cor Ví merece un hueco en la categoría. Y eso siempre lo tuvo claro Luis, que miró a la bobal hace mucho tiempo. Y en un poco imagino que sabremos todo aquello que ahora mismo no tiene nombre. Mientras tanto levantamos la copa contigo Luis, por un proyecto con mucha solera y que cuenta con ingredientes suficientes para convertirse en lugar de peregrinación para los amantes del vino y, sobre todo, de las experiencias cocinadas a fuego lento con ingredientes como el paisaje y el origen, sazonados con mucho corazón.

201116-do-valencia

Artículos en imágenes

0 comentarios en Finca Cor Ví: paisaje, origen y corazón para cumplir un sueño

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.