Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El vino (y el queso) que nos salvaron en el confinamiento

19 junio, 2020

David Blay
Pasear hoy por el Mercado de Ruzafa nos devuelve, si no a una nueva normalidad, sí a una realidad más cotidiana de lo que podíamos prever hace tan solo tres meses. Aquí se cumplen las normas de mascarillas y guantes a rajatabla, se guarda la distancia de seguridad (señal de que hay colas para adquirir productos frescos) y casi toda la actividad parece haberse retomado.

Como ocurrió con muchos negocios durante el confinamiento, algunos han podido mantenerse, otros se han reinventado y a una parte les ha herido profundamente la situación. Pero, como ya hemos contado por aquí, el sector del vino ha conseguido salir a flote. Y lo ha hecho, en gran medida, gracias a las pequeñas tiendas que seguían pidiendo género para distribuir entre sus clientes habituales. 

Dice Bertrand Mazurier, parisino y propietario del stand ‘Solo queso’ (donde vende género elaborado con leche cruda de diversas partes del mundo y cuando acabas tu pedido te recomienda el vino que deberíamos tomar con ellos) que no ha vendido más caldos en su vida que desde el mes de marzo. Y que los pedidos por teléfono u online se multiplicaron en cuanto la gente fue acostumbrándose a que tendría que pasar una larga temporada en casa.

Arriba a la izquierda, sobre el mostrador que te hace salivar como el perro de Pavlov, existe una sección única de producto líquido valenciano. Que acompaña con el mismo espacio a la derecha reservado para las muestras nacionales y se adelantan a las estanterías de la parte de atrás donde tienes acceso a Burdeos y Borgoñas.

Pero ocupémonos de lo nuestro, para arrojar nombres y cifras a la vivido durante esta primavera. ¿Cuáles han sido las etiquetas más consumidas desde marzo, en una suerte de estudio de mercado de uno de los barrios más bohemios de la ciudad?

Comenzaremos, sin embargo, conociendo la experta opinión de alguien que se dedica a escoger vinos, probarlos, maridarlos con quesos de diversas intensidades y generar recomendaciones en décimas de segundo en función de pedidos variopintos.

Es ahí donde lo especial de Bertrand se une a propuestas singulares. Y se confiesa fan acérrimo por encima de cualquier otro del ‘Bienvenidos al extraordinario mundo de la mujer caballo. Mitad mujer, mitad caballo’. Una joya de Filoxera and Cia, que sigue haciendo magia desde su garaje de Fontanars dels Alforins.

Pero son otros los nombres que han copado las primeras posiciones en cuanto a peticiones y evidencian hacia dónde se dirigen las miras de los consumidores, bien sean expertos, ocasionales o desde este momento habituales.

Aunque, curiosamente, los dos líderes del ranking comparten territorio con el anteriormente mencionado. Se trata de ‘La forcalla de Antonia’ de Bodegas Rafael Cambra y ‘Safrà’ de Celler del Roure, que se han erigido en los más consumidos durante la pandemia.

Todo ello, como insiste Mazurier, mejor combinado con un queso tierno cremoso, idóneo para los meses de calor. Pero aquí ya influyen los gustos. Y para cada uno hay una opción en uno de los mercados más emblemáticos de la ciudad.

200521-celler-del-roure-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en El vino (y el queso) que nos salvaron en el confinamiento

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.