Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Adsuara, el templo de los ‘ximos’ castellonenses

2 junio, 2021

Berta M.ª López / Foto y vídeo: Fernando Murad
Cuatro generaciones han pasado por las manos de un proyecto que suma ya más de 100 años. Una reforma integral cambió la distribución de la panadería, manteniendo únicamente su fachada original. La antigua vivienda de los abuelos de la actual gerente, Teresa Adsuara, sirve con sus exquisitos productos a toda una población que se lo agradece cada día completando el aforo de su local. Situada en la céntrica calle Rey Don Jaime, encontrar mesa en su terraza supone un gran reto, algo que entendemos después de conocer su historia.

Con un escaparate elaborado 100% de manera artesanal, este establecimiento de tres pisos divide el local en varias estancias: las oficinas reposan en la parte más alta, su horno se sitúa en el piso de en medio y la planta baja donde comparten espacio la cocina y la propia tienda. Desde hace aproximadamente diez años, también se encargan de elaborar su propio pan ‘de masa madre’, el único género que hasta entonces no habían manufacturado. Dulce, salado y pastelería, abarcan infinidad de sabores con un nexo en común: la tradición. Por encargo o de paso, atienden a cualquier persona que transite su local «acoplándose a lo que quiere el cliente». Aunque la COVID-19 ha disminuido la petición de grandes pedidos para eventos, los cumpleaños y ciertas celebraciones siguen nutriendo la demanda de este servicio. 

Pero si algo le caracteriza son sus ‘ximos’. Un local con tanta tradición, conoce de primera mano la elaboración original de un bocado tan antiguo. Conocido por ser el aperitivo clásico de Magdalena, los habitantes de esta tierra mediterránea lo utilizan como almuerzo o comida para subir a la Romería el primer domingo de las fiestas. Su posibilidad de prepararlo con antelación y comerlo en frío hacen que este pastel salado siga siendo elegido por los castellonenses décadas después de su primera creación. Esta panadería elabora el bocadillo más típico de Castellón todos los jueves del año y lo comercializa a un precio de 2.25€.

Un pisto casero compuesto por tomate, pimiento, atún, piñones, huevo duro y aceitunas da sabor a sus ximos, nos explica el maestro panadero Rafa Funes. Cuando están «bien» rellenos, se tapan con la punta cortada del bocadillo y se pasan por leche y huevo, para freírse posteriormente. Y aunque la mezcla tiene una clara importancia en el resultado final, el pan de masa madre que emplean en esta panadería, no deja indiferente a nadie. 

Color: intenso color rojo cereza con tonos azulados.

Aroma: recuerda a especias.

Boca: vino fresco y agradable.

En la línea de apostar por proveedores de siempre pero, sobre todo, por productos castellonenses, Juan Carlos Pavía, presidente de la bodega El Mollet, vino y cultura y presidente de la IGP Castelló, nos trae un vino de ‘la terreta’ para maridar estos bocados. Pavía, nos espera con un vino de la gama Roques Negres: un tinto joven que no pasa por barrica y que «está compuesto por tres vinos que posteriormente se mezclan para conseguir un vino sencillo de beber, directo». Acto seguido se procede al brindis, que como no podía ser de otra forma, entrechoca las copas «por Castellón».

Local de referencia, Adsuara se ha consolidado como la primera opción para comprar los ximos. Cuando hablamos con Adsuara de la clave del éxito del proyecto que dirige, nos habla de «la calidad del producto y remarca la atención al público: un trato cercano, con mucha educación y con una gran sonrisa». Lo último lo cercioramos porque así nos ha recibido, con dos hoyuelos en sus mejillas. 

El público de Adsuara se fragmenta en dos: «una clientela rápida con mucha gente de oficinas y bancos» que despierta el ajetreo de la panadería y un consumidor que busca un momento de relajación y disfrute sin límite de tiempo. Las tardes las protagoniza un público fundamentalmente joven en el horario de merienda. 

Nos despedimos entre toques de codos porque así nos lo pide la situación actual. Pero sin dudar de que volveremos para probar también sus famosas rosquillas de anchoas y sus tartitas de manzana. Quédense con la copla: Adsuara, parada obligatoria en Castellón.

200507-a-sorbos-y-bocados-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Adsuara, el templo de los ‘ximos’ castellonenses

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.