Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Coviñas: la ‘constelación’ de cepas viejas que se adelantó a las tendencias del mercado

5 diciembre, 2022

 

Berta M.ª López / Foto y vídeo: Fernando Murad, Paula Jiménez y Vicent Escrivà

Hemos vuelto a uno de esos lugares en los que nos sentimos como en casa porque llevan el significado del cooperativismo al máximo nivel. Hablamos de Coviñas, un proyecto en el que forman parte más de 3000 familias para defender con gusto y estilo esa afamada tierra de viñas: la comarca de Requena-Utiel. Hoy tenemos el placer de que nos reciba Jorge Srougi, subdirector comercial de Coviñas y una de las figuras responsables del éxito que han esbozado con su marca Veterum: un proyecto que nace para defender el legado, patrimonio e historia que tiene su viñedo, justo después de ser galardonados como ‘Mejor Cooperativa del Mundo’.

Su mirada futurista e innovadora ha proporcionado el desarrollo de una firma que sitúa en el centro sus cepas viejas porque como las personas: «cuando son mayores, dan menos pero de mucha calidad», explica Srougi. Más de 100 años de historia y tres generaciones que han conseguido revalorizar con sus dos vinos ‘Veterum’. Porque aunque parezca una paradoja, ellos han conseguido adelantarse a las tendencias del mercado nacionales con sus viñedos más longevos.

Dos referencias que cumplen con eso de mejor ‘calidad que cantidad’ o como dice Jorge: «aportar valor y no tanto volumen» a precios democráticos para disfrutar de un buen vino con un coste asequible. «Diez mil hectáreas incluyendo viñas viejas que junto con nuestra capacidad tecnológica, nos permite actuar muy rápido sobre el mercado», explica Srougi. Una iniciativa que por sus características está pensada para la hostelería, donde la gente «es capaz de apreciar mejor el valor del vino», continúa. Un proyecto que no pierde detalle y que por supuesto, también cuenta con un diseño muy cuidado. Una etiqueta que reproduce con relieve la rugosidad del brazo de una cepa; dos vinos que despiertan todos los sentidos, incluido el del tacto.

 

Nos desplazamos hasta los viñedos para conocer de cerca el fruto que ‘tiene la culpa’ del magnífico resultado de sus Veterum. Allí nos espera Jose Manuel Nuévalos, técnico del campo de Grupo Coviñas, pero también viticultor. Él forma parte de esa generación que partió de su pueblo para buscarse el sustento y volver años más tarde gracias a agricultura. «El amor por la viña, la tierra y hacer lo que le gusta» fueron motivos más que suficientes para regresar y asentarse en una de las mejores tierras para cumplir con sus deseos.

Estamos a unos 70 kilómetros de Valencia, a una altitud que oscila entre los 700 y los 1000 metros y entre diferentes tipos de terrorir que marcan el sello de identidad de la comarca de Requena-Utiel. Le preguntamos a Nuévalos por la marca Veterum y hace alusión a la filosofía de la bodega y las características de las viñas viejas para dar sentido a lo que nos explica después. «Nuestra cooperativa se fundamenta en la agricultura sostenible, tratando al viñedo con el máximo respeto para que luego se refleje en la copa. Además, nos dimos cuenta de que nuestra constelación de cepas viejas tienen una calidad de vinificación muy grande», añade. Dos condicionantes que han sabido aprovechar y traducir en algo tangible: Veterum Bobal viñas Viejas y Veterum Orange Wine.

Su apuesta más arriesgada, nace con el objetivo de desarrollar un vino blanco nuevo con una variedad autóctona como la macabeo, que dio como resultado su Veterum Orange Wine. Una botella poco común, pero que responde a las tendencias mundiales que no pueden dejar de atender por su guiño hacia el mercado de exportación. «Todo un reto con una elaboración muy particular, con vendimia manual y macerado durante 23 días con las pieles para dotarle de esas características que le hacen distinto. Un vino con un aroma muy especial que recuerda a cítricos como el pomelo o el limón y frutas compotadas. En boca, se muestra con un amplio volumen y muy sedoso, que invita a beber», explica Nuévalos. Además, al conservarse con las propias lías del vino, este vino presenta un aspecto más turbio de lo habitual. Un hándicap que se convierte en algo atractivo cuando explican que eso se debe a su «carácter puramente natural».

Veterum Bobal refleja en la botella el potencial del viñedo viejo y la bobal. Teníamos todas las condiciones para sacar un vino de gran calidad: cepas viejas, con una variedad autóctona que solo tenemos en Utiel-Requena y capaz de adaptarse a los climas tan extremos que abrazan la comarca. «En Coviñas tenemos diferentes climas, en diferentes zonas que nos dan para seleccionar cada año las mejores uvas. La bobal es muy versátil y se muestra muy fuerte ante las enfermedades. Es una variedad muy mediterránea, con un gran potencial de fruta roja. Además, la altitud del viñedo le otorga gran acidez, que junto con la brisa marina, se traduce en un vino fresco». Un vino mediterráneo para degustar con comida mediterránea: arroces y ensaladas, donde también tiene cabida la carne.

Ha llegado el momento de despedirnos, y lo hacemos con un ‘hasta pronto’ porque en Coviñas siempre sobran las razones para regresar. Hoy veníamos a conocer este ambicioso proyecto, pero con el incesable camino de éxitos que están ‘cosechando’ encontraremos otra excusa para visitarles de nuevo. Su conquista mundial sigue dando que hablar y es que ya tienen presencia en países tan dispares como Holanda, Japón, Australia o Brasil. «Coviñas está representada en todo el mundo y para nosotros es un orgullo. Se dice que cada dos segundos se abre una botella de nuestra en algún rincón del mundo. La esencia de Coviñas cuando viajamos fuera es muy fácil de contar porque tiene verdad. Cuando la gente abre una botella nuestra y conseguimos contarle quiénes somos, los tenemos para siempre», concluye Srougi. Pocas cosas les podemos desear que todavía no hayan conseguido. Por nuestra parte solo queda uno: seguir brindando juntos muchos años más.

220516-do-ur-800x200px

0 comentarios en Coviñas: la ‘constelación’ de cepas viejas que se adelantó a las tendencias del mercado

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.