Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Calderón, o la sostenibilidad como ‘filosofía de vida’ para Sierra Norte

8 julio, 2022

Texto y foto: Laura Lázaro  / Vídeo: Vicent Escrivà, Paula Jiménez y Fernando Murad

La sostenibilidad es hoy una obligación. Es un compromiso con los demás y con las generaciones futuras. Es un abrazo al planeta para intentar que recupere el pulso tras la situación hasta la que le hemos llevado los seres humanos. No es una moda, es una filosofía de vida. Y Bodega Sierra Norte representa a las claras uno de esos proyectos que tienen alma y en los que términos como sostenibilidad o ecología no son una moda, sino una auténtica manera de ver nuestro papel efímero en este planeta. Mucho hemos hablado ya de la clara apuesta por la ecología de la firma, pionera en la zona productora de Utiel-Requena desde hace más de dos décadas. Pero es cuando han estrenado su hogar en Calderón cuando han ido un poco más allá, llevando ese compromiso al extremo absoluto en la construcción y arquitectura de las instalaciones logrando un edificio bioclimático que aprovecha cada regalo de la naturaleza en beneficio de la elaboración de vinos de calidad. Acostúmbrese a conceptos como la cubierta vegetal o lucernarios. Han llegado para quedarse, y es posible que si visitan Calderón alguien le cuente lo que significan, porque sí, de la sostenibilidad también se presume en las actividades de enoturismo de la bodega. Pero vamos por partes.

Pese a que el proyecto cumple dos décadas, en Sierra Norte llevan muchos más años trabajando sus viñedos. Las viñas han sido mimadas por tres generaciones que han ido innovando y dando pasos notables en materia ecológica, cuidando con sumo mimo la tierra, cuidando el entorno. Tal es así que puede presumir de ser pionera en la comarca y de haber recibido en el año 2000 el certificado por el Comité de Agricultura ecológica, siendo así Sierra Norte la primera bodega con este sello.

Manuel Olmo es hoy la cara visible del proyecto. Andando por la preciosa viña frente a Calderón nos explica todas las condiciones climáticas y de aislamiento que tiene el edificio de la bodega, lo que lo hace ecológico y sostenible. Nos cuenta cómo empezaron a concienciarse. «Todo comenzó cuando Heraclio, que era apicultor, se percata que después de tantos años la población de abejas había disminuido por el uso de los productos fitosanitarios en el viñedo», señala Manuel. «Es el punto de inflexión. Si podíamos, debíamos y queríamos hacer algo», añade. Desde entonces el tiempo ha ido dándoles paulatinamente la razón. En la nueva bodega de Calderón han querido seguir con sus credenciales y, además de moderna arquitectura, está pensada para aprovechar al máximo cada gota de energía.

Manuel se detiene en los lucernarios. Nos explica que se encuentran repartidos por todo el edificio y permiten que pase la luz al interior. Es una manera de optimizar al máximo las horas de luz solar de manera que el ahorro energético en luz artificial es abismal. Se detiene de nuevo en el aislamiento en las paredes de la bodega que contienen una cámara de aire en su interior que permite mantener la temperatura perfecta de la sala todo el año. Por último, en el techo de la bodega, se encuentra la cubierta vegetal, una senda de plantas que mantienen la humedad en el techo y permite que la temperatura sea la adecuada siempre. Todos estos detalles o la construcción semienterrada te van permitiendo entender ese concepto de edificio bioclimático.

Ahora mismo acaban de incorporar el uso de una depuradora que devuelve el agua totalmente cristalina, pero Sierra Norte está estudiando el uso de placas solares para hacer un uso todavía más renovable de la energía. Ahorro de electricidad, reducción de emisiones, aislamiento térmico… conceptos ligados a este hogar en Calderón.

Y toca hablar de la parte enoturismo. Queremos saber cuánto valoran los visitantes esta «filosofía de vida» de Sierra Norte, que ofrece una gama de experiencias notable desde las catas y visita a la bodega, hasta las catas con rafting o en rincones especiales de la bodega. Alba Ramos es la responsable de esta parcela de enoturismo. «Muchos de nuestros visitantes, tanto extranjeros como españoles, no conocen en profundidad todos los beneficios de un edificio bioclimático como este. Así que en la visita intentamos contarles los beneficios sostenibles de esta apuesta de Sierra Norte y vemos que cada vez la sociedad está más concienciada en esta materia. Lo que más les sorprende es la arquitectura del edificio,» nos cuenta.

En un futuro no muy lejano, junto a la bodega estará Casa Calderón un complejo enoturista para los amantes del vino. Una finca agrícola datada en 1900 que pretende ser reconstruida y habilitada para disfrutar de estas experiencias a lo grande en un entorno único y sostenible.

Sierra Norte ha conseguido que este sea uno de sus sellos diferenciales. Elaborar vinos de gran calidad nacidos de una viña ecológica y trabajados en un edificio bioclimático. Lo dicho, la sostenibilidad como ‘filosofía de vida’.

0 comentarios en Calderón, o la sostenibilidad como ‘filosofía de vida’ para Sierra Norte

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.