Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Bodegas Luzón y su añada de 93 puntos Peñín

18 noviembre, 2021

Pepelu González

Las tierras de la D.O. Jumilla tienen la suerte de contar entre sus filas con Bodegas Luzón. Un referente en el mundo vitivinícola, no solo en el panorama nacional, sino también en el internacional. Fundada en 1841 por Don José Molina, Comandante de los Reales Ejércitos en la Colonia Española de Manila, Filipinas, adquirió su nombre en honor a la isla en la que tanto tiempo pasó en el Archipiélago Malayo.

La finca fue creada para que su hija mayor, Ana Josefa de Molina, se pusiese al frente de las tierras. Un hecho que hizo, de Bodegas Luzón, una empresa pionera en las tierras jumillanas. Desde su origen y en gran parte de su historia, la bodega, ha sido, casi siempre, dirigida y gestionada por mujeres.

Sus, aproximadamente, 1200 hectáreas de viñedo son labradas por la propiedad y gestionadas, también, por algunos agricultores externos. Unas tierras en las que no solo predomina la autóctona monastrell, sino que podemos encontrar cepas de garnacha tintorera, Syrah, macabeo, cabernet sauvignon, petit verdot y chardonnay. Unos frutos que realizan una dura pugna por florecer en un suelo tan escarpado, donde predominan las rocas calizas. Unas vides dotadas de resiliencia y que dan un producto excelso, con una baja producción.

Tras una añada complicada, con un invierno frío y repleto de precipitaciones, se retrasó la llegada del calor. Una situación adversa que condicionó la maduración de las uvas. A pesar de las múltiples complicaciones el resultado ha sido excelso. Vinos de un nivel superior como el  Alma de Luzón y un Por Ti que han obtenido 93 puntos en la Guía Peñín, convirtiéndose así en unos de los mejores de España.

La autóctona monastrell se junta con la variedad syrah para dar vida al Alma de Luzón 2018. Un tinto muy perfumado, con un buen volumen de acidez, largo y muy gastronómico, que lo hace perfecto para maridajes de guisos, caza o carnes a la brasa. Todo esto se ensalza con el rebranding de la botella. Un aspecto visual aterciopelado que expresa una calidad superior.

La presencia de la monastrell es indispensable en la vida de cualquier amante de Jumilla. Esta uva, acompañada de un pequeño y amable aporte de la cabernet sauvignon florece, entre las paredes de Bodegas Luzón, el ‘Por Ti‘. Un tinto cargado de fruta roja tanto en nariz como en boca con un matiz más fresco. Este trae consigo las notas de especias y cacao propias de los tostados de la madera, convirtiéndose, de este modo, en un vino de gran persistencia.

Dos tintos de carácter mediterráneo que, debido a las inclemencias climatológicas, puede que se encuentren en una de las mejores épocas de su existencia. Una buena añada para estos vinos que, según los más expertos, darán que hablar.

210304-jumilla-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en Bodegas Luzón y su añada de 93 puntos Peñín

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.