Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Vieja, menuda noche

NewYear2015_21José Antonio López

Uno ya no está para muchos trotes después de la Navidad y esas cosas.

Y, casi sin tiempo para reponerse, se nos viene encima la Nochevieja que, esto ya es otra historia.

Menos casa. Menos familia y más pendoneo donde los haya, que para una vez que viene fin de año, hay que aprovecharlo.

Pues nada, pendoneo al canto, desmelene y los nardos apoyaos en la cadera. Dentro de un orden, que unos y otros no estamos para tirar cohetes a la hora del gasto.

A lo que vamos.

Me he marchado con mi santa y otros amigos a celebrar la Nochevieja a un hotel que, según la publicidad, ofrecía: copa de bienvenida, cena, cotillón, regalos, uvas de la suerte, barra libre y resopón. Todo amenizado por una extraordinaria orquesta-espectáculo.

Además, depende del tablón adquirido, la posibilidad de quedarse en una habitación del hotel que incluye desayuno al despertarse de la resaca.

No incluye el spa ese tan de moda que cuesta one egg y no se utiliza.

Es la tercera vez que me endiñan en la nuca con el matasuegras.

A la cuarta, lo mato.

Un trompetista profesional destruye las notas empeñado en que las guarde en mi oído.

El gracioso de turno chilla y chilla con un altavoz (made in China) que le ha tocado en la bolsa del cotillón. Otros se dedican a tirar confetis y la copa de cava del vecino.

Y esto no es más que el comienzo.

Un servidor, por deferencia con uno de mis lectores, se ha puesto los tirantes y esa colonia que liga mogollón. La de los anuncios de la tele. Sí, esos que son todos iguales. La creatividad al poder.

Mi santa, va impecable. Los amigos, hechos un pincel…, como pille al del matasuegras ¡se lo traga!

Alegría. Copa de cava y paseo de canapés. Queso, foie-gras (a la antigua usanza. Nada de foies modernos) sobrasada… Fritura de croquetas de queso, bacalao y esa bolsita de marisco que lleva de todo, menos marisco.

Surtido de ibéricos. Y no mienten, que todos están elaborados en la península ibérica.

Nuevo ataque del del matasuegras que se ha aliado con el trompetista y un espontáneo con serpentinas. Horror. Atacan al grito de “estamos en Nochevieja”, como si eso fuera una novedad cada 31 de diciembre.

Maravillosos los dos langostinos, tres quisquillas, media sepia y dos calamares a la romana. Vino espumoso. Servilletita para limpiarse los dedos después de tan pantagruélica mariscada.

Pedazo de lubina (para mí que era merluza y se equivocaron al escribirlo) jaleado por el personal.

Seguimos con el espumoso y el personal calla cuando come y aplaude cuando acaba el plato.

En las bodas se nota más porque es el momento en el que la peña grita eso de “que se besen”.

Otro plato y a callar.

El sorbete viene de camino y camino se hace al andar con la paletilla de cordero.

Tela.

Hay quien dice que, con lo que ha comido, ya ha amortizado lo que pagado. A partir de ahora, todo beneficios.

Postre, cafés, licores… servicio impecable.

La hora se nos viene encima dispuesta a acabar con el año 14.

“Que le den al puñetero año… a ver si el próximo…” y uno, que ya ha oído esta canción, simplemente sonríe.

No se lo haré largo.

Pertrechado por mis tirantes, la colonia famosa, las doce uvas de bote sin pepitas, la copa de cava con el anillo dentro, el lazo rojo puesto donde Dios manda, el tortazo al del matasuegras y un trompazo al de la trompetita (todo muy aplaudido por el personal)…

Le damos la bienvenida al 2015. Coñe, la niña bonita.

Me he tragado el anillo de la copa y más de una uva ha recorrido la sala.

Y más vale que lo sea, porque lo que me queda de noche es para contarlo.

Pero, en otro momento.

Feliz, año, amigos. Para todos. Porque lo merecéis.

Si veis al del matasuegras, dadle una sardineta de mi parte. Ha huido de la celebración al ver que todos hacíamos piña contra él.

Por cierto, de los regalos y sorpresas que prometían y el resopón… ná de ná. Para colmo de males me ha salido un ojo de pollo en el pie.

Empezamos bien el año.

El de la Niña Bonita.

0 comentarios en Vieja, menuda noche

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.