Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Una desagradable sorpresa

Ignacio de Alfonso
Ahí está, debajo de la piel de nuestras queridas viñas, agazapado debajo de su corteza y listo para apropiarse del esfuerzo de los mimadores de la vid.

El cotonet o melazo es un problema mucho más frecuente y dañino de lo que se piensa. Suele pasar desapercibido y se va apoderando de la planta poco a poco mientras que avanza la primavera. Espera su momento.

Con la entrada de los calores veraniegos, la cosa se anima y los hijos de los hijos de los que pasaron el invierno en las trincheras se van instalando en los valiosos racimos. Si sólo vivieran y dejasen vivir no pasaría nada, pero sus empachos de savia (a nuestra cuenta) les hacen desechar más y más basura en forma de pegajoso almíbar. Ese dulce, lo empastra todo y arruina nuestra uva cuando hongos y otros aprovechados se unen a la fiesta.

Pasada la juerga, viene la resaca y las terribles consecuencias para el casero: nuestra cosecha está muy perjudicada. Si cultivas para mesa: estás perdido, y si tus granos son para vino… siempre se dice que no pasa mucho, pero tus caldos lo van a notar.

Si eres de los que quieren llevar la calidad al límite, de los que no se conforman con cualquier cosa, debes saber que el melazo afecta a tu vino y que intentar librarte de su maldición con pócimas no va a ayudar al planeta, ni a los consumidores más exigentes. Si quieres una herramienta limpia y eficaz, tenemos una buena noticia: el perfume del melazo está en camino.

Suterra os desea sana cosecha y mejor compañía para disfrutarla.

0 comentarios en Una desagradable sorpresa

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.