Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Tenemos un problema… o más

5b_trituradora_160421

José Antonio López
“Las puertas de Valencia se cerraron después de Fallas”

…y en Semana Santa, echaron el cerrojo. Mi obligación y devoción es estar al lado de los hosteleros de Valencia. Compartir ilusiones, crear buenas noticias, colaborar en mantener uno de los pabellones más altos de la gastronomía nacional en el nivel que se merece. Un grano de arena que hace playa cuando se aúnan los esfuerzos de la gran familia hostelera.

Pues bien, llevo tiempo visitando y viviendo, en primera persona, un acontecimiento que nos tiene superados.

Después de Fallas y Semana Santa, los bares, los restaurantes, las tascas… están pasando por momentos muy complicados. Hay una verdadera escasez de clientes que, ni se acercan a tomar un café.

Los profesionales están cambiando las cartas y creando nuevas y atractivas fórmulas que satisfagan a los múltiples clientes. Les puedo asegurar que el esfuerzo es tremendo, pero están dispuestos a asumir lo que haga falta con tal de que el sector siga siendo lo que es, un motor importante en la economía de nuestra Comunidad.

Hay quien ha bajado los precios a unos límites que, en otras circunstancias, serían irrisorios. Hay quien ha ampliado la oferta de negocio, acondicionado locales, ampliado horarios de atención… lo único que no han hecho, y se niegan a hacer, es bajar la calidad de los productos y el nivel se servicio. Les honra.

Se niegan a despedir a colaboradores y a dejar de atender a proveedores. Mantienen una línea de trabajo profesional impecable aun a sabiendas de que muchos días el solo hecho de levantar la persiana, ya les cuesta dinero.

Han de aguantar, además, los comentarios de algunos que mantienen que “los restaurantes y, sobre todo los más caros, están siempre llenos”. No es verdad y basta con recorrer algunos de ellos.

Algo está pasando que impide que el público disfrute de un café, almuerce, coma o meriende en algún establecimiento hostelero. Ya no hablo del vermú o de la cerveza al mediodía y menos de los cubatas o gin tonics post jornada de trabajo. Eso pasó a mejor vida.

Hay quien dice que la subida del IBI. Otros mantienen que la inseguridad económica retrae el consumo, el de más allá no se lo explica. Posiblemente el cierre de los establecimientos en domingo… hay versiones para todos los gustos.

La realidad es que los establecimientos de hostelería que ofrecen lo mejor al precio “que ni un matemático lo conseguiría” están vacíos. Vacíos, para lo que necesitan para sobrevivir. Y esta es una realidad que está ahí.

Por favor, que alguien me explique el porqué. Que nos lo explique a la gran familia de la hostelería de nuestra Comunidad.

Cuando escribí “La casa sin barrer” un amable lector me invitó a que me dedicara a escribir sobre los vinos y la hostelería y dejase en paz la política. Llevaba y lleva razón. No hablo de política, pero algo tiene que ver en el devenir cotidiano de las ciudades y de las gentes que las habitan. Algo tiene que ver con los negocios. Algo tiene que ver con el empleo. Algo tiene que ver…

Ruego a este amable lector, y a quien tenga la bondad y capacidad de hacerlo, nos indique el camino a seguir para mantener nuestros negocios y los puestos de trabajo de nuestros colaboradores, proveedores y demás canales que dependen de la hostelería.

Le estaré, y estaremos, eternamente agradecidos. Mientras tanto, haremos encajes de bolillos para que nos salgan las cuentas, para que tras montones de horas de trabajo no decaiga el ánimo de servicio y entrega, para que podamos mantener una sonrisa, a pesar de lo que está cayendo a pie de calle.

0 comentarios en Tenemos un problema… o más

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.