Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Menos bikinis y más diccionarios

5barricas.trituradora.bikiniJosé Antonio López
Se lo dije la semana pasada, estamos siendo invadidos, y lo que es peor, estamos perdiendo.

Estos meses son los de vacaciones. Merecidas, por cierto, porque hemos tenido que aguantar… lo indecible.

Algunos, a la playa. Otros, a la montaña. Los intermedios, donde puedan. Con suegros, hermanos o demás familiares, hay que huir. Hay que descansar.

En la maleta, ropa cómoda, bañadores, protección solar y el diccionario. Por favor, no se olviden del diccionario, porque, como no sepan inglés, no se comen una rosca.

“Si no está escrito en español, no merece mi atención”.

Llevo muchos años pidiendo, desde mi humilde pupitre de la radio y de la prensa, que nuestro idioma, el español, y como otros idiomas, los autonómicos, en nuestro caso el valenciano, sean los protagonistas de nuestras líneas de comunicación.

Vamos, que podamos entender lo que dicen los carteles y lo que vende cada establecimiento, en cristiano.

Pues no, la cosa va a más. No sé por qué puñetas a todos los establecimientos y marcas les ha dado por poner los mensajes, o parte de ellos, en inglés.

Y quien no lo entienda, pues que se j… Será moderno, pero es una puñeta.

Servidor no sabe inglés. Y aunque lo supiera.

¿De verdad que es necesario que tengamos que pedir auxilio cada vez que queremos entender qué se vende en una tienda o qué se puede comer en un restaurante… en España?

Oiga, que esto es muy fuerte. Que ya está bien. Que uno no dice que no lo pongan en inglés, en alemán, en chino o en suajili, que me es igual (indispensable, diría el castizo) pero, por favor, pónganlo en español.

Muchos establecimientos se quejan de que no venden.

No es que no vendan es que no entendemos qué narices venden en los “nais opening” en las “hapis ohuers”, “somertime days”, “fasion wik”, “chiken con potatos” “personal sopper”… y, además, todas las marcas de los productos… en inglés.

Mi mujer, que es una santa, me ha comprado unas sandalias que casi me da el pasmo cuando leo la marca.

Menos mal que se ven que son sandalias.

Perdonen. ¿Tan complicado es poner en español la oferta que tienen? Yo me he sentido desilusionado cuando me enteré de que, por ser de Vodafone, era “Poguer tu yu” vamos, la releche según me ha dicho un amigo.

Sigo siendo el mismo y pago lo mismo y sigo sin notar el “poguer” que serán algunas vitaminas que te dan con los puntos de las llamadas.

Las marcas de automóviles, ni les comento. Llevan tantas cosas, que un servidor no entiende, cómo podemos entrar en ellos.

He defendido que el “stop/star” en español es como el “soooo y arrre!”.

¿De verdad que es necesario todo esto? Mi buen amigo Carlos me dice que son “campañas globales” y uno se pone triste cuando viaja a Francia, Inglaterra, Suecia, Alemania y… no ve un puñetero cartel en español.

También son globales, espero.

Tenemos muchos turistas en España. Bienvenidos.

Ellos, posiblemente, son más prudentes que nosotros y traen su diccionario. Agradecen que les informemos en su idioma, pero… por favor.

Recuerden, menos bikinis y más diccionarios.

En España.

Hay que echarle “eggs”.

Agradecimiento a José María Íñigo en Radio Nacional de España, que lucha, junto a otros más humildes, porque nuestro idioma sea nuestro orgullo.

Tirón de orejas a “un pesado, pero pesado” que nos pide perdón por molestarnos una y otra vez y nos ofrece el mejor seguro de automóvil. Eso sí, llamar a un 902… ¿Saben lo que cuesta una llamada a un 902…? Perdón por mi ignorancia, pero, si es tan bueno y fantástico mejor sería llamar a un 900 que es gratis… digo.

Perdón por el “pegote” de viajar por tantos países. Servidor ha llegado hasta Massanasa, lo demás me lo han contado.

Amigos fieles, eso sí.

Lleven también el bikini, no comerán ni comprarán porque no se enteran, pero al menos, podrán bañarse y eso es gratis… de momento.

Un comentario en Menos bikinis y más diccionarios

odracir el 17 junio, 2015 a las 4:38 pm:

una llamada al 902 es al 50% entre el que llama y el que la recibe, si supieras de las burradas del 900…. solo por ser gratis

con afecto

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.