Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Las uvas autóctonas: Mi tesoro es mío

ValenciaTierraVinos3

En el mundo del vino hay millones de referencias. Tantas que es casi imposible llegar al cliente final cuando uno se empeña en hacer los vinos que ya hacen otros. O los mejoras o estás perdido. Es ahí dónde reside el valor de apostar por las variedades autóctonas como manera de exportar imagen de territorio. De hacer marca como tal. De ser una referencia asociada a unos vinos elaborados con una variedad que los hace diferentes. En la distinción es dónde sí puede residir una enorme oportunidad. Siempre y cuando las cosas se hagan bien.

Bobal%20grapes

Eso lo han conseguido en zonas como el Bierzo, en Albariño, o Jumilla. En la Comunidad Valenciana también tenemos ejemplos claros con la Monastrell en Alicante o en la zona de la DOP Valencia de Terres dels Alforins, o también las apuestas por variedades casi desaparecidas como la Mandó, la Forcayà, o la Verdil. Es por tanto, la apuesta por el terruño y por lo nuestro. Y, a las pruebas me remito, la crítica especializada y el mercado responde a este tipo de vinos, demostrando que es un camino acertado. Lo mismo podemos decir de la Bobal en Utiel-Requena. Hace años que Mustiguillo y Toni Sarrión apostaron por hacer grandes vinos con la autóctona bobal. Los resultados llegaron y tras la estela de Toni se mueve hoy, algunos se movieron hace muchos años para ser justos, un nutrido grupo de bodegas que han visto un diamante en bruto en una uva anteriormente denostada. Y lo están haciendo en rangos de precio diferentes al de Mustiguillo, pero demostrando un  buen trato a la variedad autóctona y con productos más que dignos. Y la bobal es hoy una variedad demandada por los mercados y, lo que es mejor, embotellada y no en contenedores como sucedía hace no demasiados años.

Y puede parecer que no es así, pero todo el esfuerzo de las bodegas por poner en valor las uvas que tradicionalmente se han plantado en cada territorio va calando y va haciendo marca de zona productora. Una vez logrado que las miradas se fijen en uno podremos entrar en otros debates. Por ejemplo en explotar el enorme potencial del enoturismo en el Levante español. Apostar de verdad porque el turista, en un alto porcentaje pudiente, disfrute entre nuestros viñedos, en las salas de barricas y en las de cata. Que los esfuerzos que individualmente han hecho y siguen haciendo muchas de nuestras firmas tenga recompensa.

Quizás sea momento de que alguien afronte de verdad este toro y dejemos el conformismo de llenar los hoteles de Benidorm en Semana Santa y el verano, que también, pero eso casi que ya marcha sólo y estamos dejando pasar una oportunidad que pocas veces se va a presentar. Que recoja el guante el que quiera… Obviamente si quiere, si no seguiremos haciendo parte de su trabajo nosotros.

0 comentarios en Las uvas autóctonas: Mi tesoro es mío

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.