Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La rotación de los ‘planetas’

Planet5b

José Antonio López

Unos meses atrás, tuve la satisfacción de estar en un restaurante de Murcia celebrando un acontecimiento familiar.

Una boda para no andarnos con rodeos que, servidor, no vale para eso.

A lo que vamos.

Del restaurante, hablaremos en otro momento.

De lo que ocurrió, ahora.

Tuve la suerte de encontrarme, además de toda la familia propia y ajena, con mi hermana y con mi prima. Ambas Teresas. Ambas observadoras de la vida y de los momentos de la misma.

Distintas mesas, variopintos invitados, común alegría.

Hay que venir a Murcia para disfrutar y contar hasta quedar afónico. Lo llevo diciendo desde hace muchos años. Murcia tiene mucho que enseñar y más en gastronomía. Y en alegría. Y en amabilidad. Y en todo… que es mucho.

Pregunté a mis doctas compañeras por qué las señoras permanecen perfectamente sentadas en sus sillas, el tiempo que sea necesario, y los hombres no hay manera de tenerlos quietos más de diez minutos.

Observen conmigo.

Las señoras se acomodan en la mesa y hablan sentadas.

Los hombres, se sientan en la mesa y, en menos de diez minutos, se levantan levemente y vuelven a sentarse.

Algunos de ellos manifiestan su interés por otra persona que acaba de entrar. Otros, por aquel detalle que quieren resaltar.

La mayoría miran al infinito y tras un pequeño “acomodo” vuelven a sentarse.

Misterio.

Por lo visto no éramos los únicos que estábamos interesados en el tema. Tras la tercera copa de vino, se nos unieron más y más doctos en observación hasta conseguir, que una mesa de doce, albergara más de veinticuatro.

Las señoras, sentadas.

Los hombres dando pequeños saltitos en sus asientos.

Treinta y dos dispuestos a opinar. De seguir así los cien mil Hijos de San Luis se nos quedan cortos.

Quinta copa de vino de Jumilla y ¡Por fin!

El cónclave de amigos dispuestos a pasarlo bien y contagiar su alegría dan la solución a tan tremendo problema.

Recordamos… ¿Por qué las señoras permanecen sentadas sin problemas el tiempo que sea necesario y los hombres no pueden permanecer quietos más de diez minutos?

La solución viene del espacio exterior, pero condensado en un espacio interior y más limitado.

Veamos.

La elección de la ropa interior del caballero, para un momento de fiesta, suele ser extraordinaria. Alguna de estas prendas llegan a “apretar” un poco más de lo normal y más cuando son nuevas.

Depende de la edad, el “marcaje de paquete”, tiene mucha menos importancia que la liberación “bursátil” donde cada elemento campa, libre y alegremente, en su entorno vital.

La mujer no necesita “liberar” ciertos roces planetarios.

El hombre sí.

Y aquí está la solución del problema que nos ha tenido tan preocupados.

Cada cierto tiempo ambos “planetas” situados donde ustedes ya saben, van rotando e, inevitablemente, se rozan y golpean en su órbita natural.

Solamente el cambio de postura, permite a los “planetas” seguir su camino en busca de otra elipse que les lleve al roce y, por lo tanto, al cambio de postura.

Nos quedamos todos mirándonos unos a otros ante tan sorprendente descubrimiento.

Ya somos “los trescientos” en la mesa. Camareros y cocineros incluidos. No sabemos quién ha corrido la voz.

Se incorpora un jardinero y un señor, con su familia, que venía de Ikea y se ha perdido al salir de Murcia.

No cabemos.

Estamos todos apiñados.

Las señoras sonríen. Los hombres… ni se mueven.

Hay quien ha sacado un cronómetro de bolsillo.

Viva el Jumilla que nos da alegría.

Viva Murcia que nos permite compartir felicidad y fantasía.

Está prohibido controlar los tiempos de sentada de la pareja.

No me sean malas.

4 comentarios en La rotación de los ‘planetas’

Bombonparati el 19 febrero, 2015 a las 5:37 pm:

Las casualidades no existen, sino el destino y las circunstancias que unen a las personas. Quién me iba a decir a mí, que una trituradora me iba a arrancar tantas sonrisas. Un millón de gracias

Carlos el 21 febrero, 2015 a las 4:43 pm:

¡Vaya!, cuanta acción en tan poco tiempo, habrá que ir a Murcia ¿no? digo yo.

loslectores el 22 febrero, 2015 a las 1:23 pm:

Ha sido muy curioso conocer que en una boda hubieran tantos “planetas” rozándose y en conjunción planeraria y galáctica. Sigue escribiendo así, te seguiremos. Gracias por habernos hecho reir durante un rato.

Setnom el 26 febrero, 2015 a las 9:29 am:

La guia del autoestopista galactico!! Jajajaj Genial José Antonio..

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.