Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La cultura entra en los bares

inauguracion-addaggio

Miquel Hernandis
Los museos y centros culturales de Alicante abren sus locales de restauración rompiendo una extraña sequía. Con ellos se pretende cubrir las demandas de los clientes, pero también revitalizar la zona en la que se encuentran.

El 2015 ha empezado en Alicante trayendo locales de restauración al Auditorio de la Diputación y al Centro Cultural Las Cigarreras. Ambos son estandartes de la cultura que se vive en la ciudad pero, sorprendentemente, no tenían un servicio de bar y cafetería adecuado a su nivel.

Addagio es el nombre que toma el local situado en el ADDA. Al estar en el mayor centro musical de la provincia, el grupo Vectalia –responsable de la concesión– ha decidido mantener el juego con el nombre y los menús que propone, como el Divertimento o el Concerto. Con su servicio de comidas se convierte en una alternativa muy interesante para la zona en que está situado. Además, los fines de semana abre hasta la madrugada, con lo que entra en el negocio del ocio nocturno.

Ferran Arnau, director gastronómico del grupo, se encarga de coordinar la propuesta y asegura que como en sus otros locales, Maestral y Aldebaran, primará el gusto por la materia prima de calidad.

Con la adjudicación a Vectalia, termina la fase de concurso al que se presentaron otras seis empresas. Los nuevos gestores se han encargado de la renovación de la cafetería para seguir la línea decorativa de la sala sinfónica, según explicó Emilio del Barrio, director de eventos. De acuerdo a estas líneas se ha mantenido el juego del blanco y negro presente a lo largo de todo el edificio, introduciendo algo de color con el rojo vivo en algunos de los muebles italianos, mientras que para la iluminación se ha reproducido el efecto visual de los focos de la sala que simulan notas en una partitura.

Las Cigarreras, un complejo cultural dedicado a la creación contemporánea que incluye salas de arte, teatro, música clásica y rock, también está de estreno. El servicio de cafetería y bar también era muy demandado, ya fuera para los conciertos nocturnos o para los niños que juegan en el parque.

El proyecto, realizado por los arquitectos Tomás Amat y Pablo Belda, y coordinado por el ingeniero José Andrés Lluch ha sufrido varias remodelaciones durante el proceso. La estructura está compuesta imitando la fisiología del insecto, con una cabeza blanca realizada en un material sintético denominado corian blanco, sigue un cuerpo metálico y el abdomen formado por una estructura de madera. Las patas del insecto se han formado con una estructura metálica.

En su última encarnación su ambicioso objetivo es ayudar a dar más dinamismo al barrio de San Antón. Al igual que Addagio, La Cigarra también ofrecerá comidas basadas en platos populares y con la sencillez como filosofía.

El siguiente centro que está a la espera de volver a contar con servicio de cafetería es el Teatro Principal, cuya concesión ha recibido el grupo El Portal. Aún están a la espera de superar los trámites administrativos para empezar.

El Museo Arqueológico, Marq, es ejemplo de éxito de una cafetería en un centro cultural. El Barq se ha convertido en un pequeño centro de ocio en el que descansar y tomar algo mientras mayores y pequeños disfrutan de los jardines. Como en el caso de La Cigarra, la idea es que el local funcione independientemente de que el centro esté abierto o cerrado, de forma que tenga vida propia.

Un comentario en La cultura entra en los bares

Thonyboy el 12 mayo, 2015 a las 6:23 am:

No le llego ni a la suela de los zapatos al amigo Raphael. Pero seigure9 contando lo que voy haciendo por aqued. Gracias por comentar!@Serena: La horchata con helado de chocolate se llama flotaor no se9 si es porque el helado flota o porque te sale un flotador en la barriga cuando te lo comes.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.