Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Guía rápida para elegir tu copa de vino ideal

Para muchas personas, el mundo del vino puede resultar ya bastante complicado para, además, tener que preocuparse por el tipo de copa más adecuada para cada estilo de vino. En realidad, las cosas pueden ser mucho más sencillas de lo que nos imaginamos.

Hay muchísimas clases de copas, una para cada tipo de vino, incluso las hay específicas para casi cada varietal, pero no debemos dejarnos intimidar por ello.

Tradicionalmente, las copas para los vinos tintos han sido siempre de mayor tamaño, con la intención de favorecer el movimiento del vino en su interior y su oxigenación. En el caso de los vinos blancos, las copas suelen a ser más pequeñas para evitar que el vino se caliente. Hoy en día, la diferencia de tamaño no es tan pronunciada como hace años.

Si catas un vino a ciegas y en las condiciones adecuadas, es muy probable que, si se trata de copas de calidad, no llegues a apreciar diferencias entre un modelo de copa u otro. La mayoría de los profesionales del mundo del vino coincidirían en que una sola copa es suficiente para el uso diario, incluso para beber Champagne o Jerez.

Una copa esbelta y elegante hace que el vino resulte más apetecible, así que la pregunta es, ¿en qué me debo fijar a la hora de elegir mi copa de diario?

El tamaño ideal es de una capacidad de 300ml. Por cierto, una copa standard Riedel, una compañía austriaca que fabrica copas de calidad específicas para vino, es un regalo perfecto si tuvieras que hacerle un detalle a un winelover; unas buenas copas siempre vienen bien.

Procura que la copa que elijas tenga los bordes redondeados hacia el interior porque eso permitirá que los aromas se concentren para poder apreciarlos mejor.

El pie de copa es, además de un elemento de agarre, una forma de evitar que el calor del cuerpo varíe la temperatura del vino. Actualmente, son muy populares también los vasos de balón, una copa sin pie. Estos vasos tienen casi todas las virtudes de una copa con la ventaja de que se pueden lavar en el lavaplatos.

Las copas y su uso diario. Lo que hay que evitar:

. Las copas tipo cáliz con forma de “v”, tan populares en los 70, y que todavía se ven en muchas casas.

. Los cristales gruesos. Cuanto más fino sea el cristal mejor se aprecia el vino.

. Las copas tintadas. Es importante poder ver el color del vino.

. Copas pequeñas. Son incómodas porque hay que rellenarlas constantemente.

. Guardarlas boca abajo. Es recomendable que guardes las copas boca arriba para que no tengan olores.

. Restos de detergentes o marcas en el cristal. Procura siempre que las copas estén muy limpias y sin restos de detergentes. Es importante para no distorsionar las características del vino.

. Llenar la copa hasta arriba. Se recomienda que nunca se supere un tercio de la capacidad de la copa para permitir mover el vino sin que este se derrame y poder así apreciar sus aromas.

Recuerda, en esta vida todo tiene una importancia relativa. Aunque el tipo de copa que elijas tiene la suya, el vino siempre va a saber mejor si lo disfrutas en buena compañía.

180102-wset

0 comentarios en Guía rápida para elegir tu copa de vino ideal

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.