Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El cliente cabra

5b_trituradora_160602

José Antonio López
Que no nos fijamos y hay muchas veces que, sentados en la barra de un bar o en la mesa de un restaurante, podemos disfrutar de momentos de gloria, sólo con observar.

Me lo ratifica mi amigo Albino, joven camarero que me invitó a observar la barra de un local donde él trabajaba.

El cliente entra normal, busca un sitio donde sentarse y elige uno que le gusta. En la mayoría de ocasiones uno frente a un montón de platos y vasos que acaba de dejar el camarero. No, no es que no haya otro sitio limpio, sino que hay muchos que tenemos esta tendencia a elección que ni los sicólogos lo entienden. Será porque ellos también lo hacen. Vaya usted a saber.

El siguiente paso es mirar al camarero, seguir sus pasos. Carraspea y levanta el mentón. Tose despacito. Se junta a la barra con un pequeño ruido. El camarero sigue atendiendo a otros clientes que están antes que él, pero nuestro protagonista insiste. No hay remedio y es, entonces, cuando se produce el milagro.

El cliente da unos pequeños toquecitos en el borde de la barra al tiempo que dice “Eh…eh….eh.” La distancia del camarero hace que no le oiga y se repite la misma historia. Golpecitos en la barra, en el borde y, si no, en medio que se oye más y el consabido sonido de “ Eh…eh…eh”.

Y no crean que se cansa, que el señor está dispuesto a continuar cada vez con menos tiempo de una reclamación a otra.

El camarero conoce la definición de “el cliente cabra” y se aguanta la risa y también la intención de llevarle un ramo de perejil para que se vaya entreteniendo.

Varios parroquianos esperábamos a un invitado “cabra” y no podemos evitar reír hasta la saciedad. Él, por otra parte, ajeno a lo que ocurre, suelta una incipiente sonrisa que se transforma en carcajada. No sabe que va por él, pero siente que hay alegría en el local y la comparten .

Además, se siente más satisfecho porque acaban de servirle lo que ha pedido y, además, le han invitado a una caña.

Volverá a este local tan simpático.

0 comentarios en El cliente cabra

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.