Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

¿Dónde se cena para cerrar un fichaje?

5b_tavella_160729-06

David Blay 

Al igual que en torno a los representantes que se pusieron de moda en función del presidente que ostentara el cargo en los diversos clubes de la ciudad, cada época ha tenido (y sigue teniendo) sus lugares culinarios favoritos para concretar las incorporaciones a la capital del Turia.

En una ciudad de buen comer (y beber) como es Valencia, es evidente que los restaurantes han ejercido un doble influjo sobre los recién llegados o aquellos deseosos de aterrizar en el aeropuerto de Manises. Y que es más sencillo llegar a acuerdos con el estómago lleno y la ligera chispa de un buen vino.

En tiempos que ya podríamos considerar casi inmemoriales, el reservado que hay al fondo de El Canyar ha sido transitado por toda suerte de directivos, directores deportivos, representantes y futuras estrellas (o estrellados, que también los hubo). Muchos de ellos, además, no dudaron en inmortalizar su paso por allí para formar parte de la extensa galería de personalidades que pueblan sus paredes, donde para ser alguien tenías que haber probado su marisco y compartir marco con Michael Jordan o Romario.

Gran-Azul-04

Hubo, a posteriori, dos plazas inexcusables, aunque diferentes en función de la edad y los gustos de la junta que en aquel entonces presidiera los designios de las naves balompédicas patrias. La Sucursal, por su ímpetu Michelin, su cocina de vanguardia y su ubicación atrajo a la nueva hornada de agentes FIFA. Y Kailuze, sancta sanctorum del Valencia del doblete, también contribuyó a numerosas incorporaciones, más o menos fallidas.

Pero, obviamente, el arroz es la piedra filosofal de todos aquellos que se acercan por primera vez a Mestalla o al Ciudad de Valencia. La parada obligatoria sea cual sea la fecha o las circunstancias de la incorporación. Y, como ocurre con cualquier ‘guiri’ que se precie, a algunos les trae sin cuidado meter la cuchara a las dos de la tarde o a las once de la noche.

Territorio blanquinegro ha sido por excelencia Casa Carmela, pese a la cercanía con los barrios levantinistas. La que dicen es la mejor paella (verdadera) de la ciudad ha atraído casi tantos comensales futbolísticos como las más famosas internacionalmente Pepica o Marcelina, otorgando medallas de honor a un Claudio Ranieri que vivía tan cerca que casi acababa comiendo allí con asiduidad.

Tira más hacia el color azulgrana Casa Navarro, aunque como en el caso anterior lo visitan jugadores y dirigentes sin distinción de camisetas. En su caso ha presenciado menos acuerdos, pero alguno ha visto. Y, como buen hostelero, ha callado.

Sin embargo, los tiempos han virado a la cocina tradicional practicada por jóvenes chefs en lugares poco habituales. Y hoy, los dos templos de obligada visita están en la Avenida de Aragón y en Benimámet.

Desde la llegada de Lim pocos son los que no han visitado El Gran Azul (que se lo digan a Montoya y Nani antes de poner rumbo a la concentración de Inglaterra). Y ocurre lo mismo con las ocho habitaciones tematizadas de la casa centenaria que acoge Tavella, donde Pablo Chirivella igual te sirve un arroz con productos de la huerta que te mete un rodaballo entero en la brasa.

Y así, obviamente, siempre es más sencillo acabar definiendo los términos de un contrato.

0 comentarios en ¿Dónde se cena para cerrar un fichaje?

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.