Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

De la tapa… a la Copa

copa-del-rey-1997-1998

David Blay Tapia
Hubo una generación ligada al baloncesto en Valencia que se alimentaba de sueños en un bar del extrarradio. Un lugar familiar, donde no existían las dietas de macarrones y pechuga que hoy siguen a rajatabla los deportistas de élite. Y que sin embargo les llevó a conseguir para su club el primer gran éxito de su historia.

Todo empezó, curiosamente, con un descenso. El del Pamesa Valencia de los conciertos de Revólver en la Fonteta como telón de inicio de la temporada, de Fernando Roig invirtiendo su dinero en un balón naranja y no blanquinegro y de viejas glorias foráneas que no resultaron tan rentables como en su primera época.

Allí, en el abismo de la Liga EBA, la estructura de club cambió. Los partidos los jugarían chavales como Nacho Rodilla, Víctor Luengo o Jesús Fernández y si había algún extranjero sería joven y decisivo en una categoría no apta para estrellas. Y la apuesta surtió efecto. Y consolidó a la entidad en la ACB. Y le llevó a su primer título. Y, tras el telón, una humilde mesa de un humilde bar forjó las alianzas para conseguir un hito de tales características.

El Bar Amparo ya no existe como tal, pero se ubicaba a cuatro minutos a pie del Pabellón Municipal de la Fuente de San Luis. Por proximidad, amistad y confianza la directiva cerró un acuerdo con ellos para que aquellos integrantes de la plantilla que así lo quisieran desayunaran, comieran y cenaran allí. Todo fácil. Todo cerca. Todo casero. Todo familiar.

Recuerda el capitán de aquella época, Víctor Luengo, los bocadillos que pedían para llevarse a casa y no tener que cocinar. Y también lo hace el bilbilitano que llegó un año después, José Luis Maluenda, señalando que un día comía lentejas, al otro costillas y al tercero paella. No había consignas nutricionales, si bien la cocina de su segunda madre (como todos coinciden en llamarla) ofrecía los nutrientes necesarios a jóvenes de 1’90 y 85 kilos para afrontar una competición de élite.

Allí se unió el grupo, al que se sumaban Berni Álvarez, Iñaki Zubizarreta, Rubén Burgos o Alfons Albert. Todos nacionales, por aquello de que los americanos siempre buscaban hamburguesas. Aunque alguna vez, curiosos ante el disfrute del que hablaban sus compañeros y las tertulias que repetían en el vestuario, se atrevieron a cruzar la puerta nombres como Aaron Swinson o Sasha Radunovic.

Aun así, cuando Miki Vukovic necesitaba que todos remaran en una dirección se les deslizaba la posibilidad de visitar el Foster’s Hollywood o el Tony Roma’s, lugares habituales sobre todo después de los partidos intensos en casa.

Pero siempre hubo espacios escogidos para más altas celebraciones, derivadas de victorias importantes, de derrotas que debían olvidarse o de semanas de éxito. Aunque curiosamente siempre eran locales ‘de barrio’, lejos de las modas gastro que imperan hoy día.

Cuando les apetecía gastronomía italiana visitaban la Pizzería Michelangelo en José María de Haro, con platos caseros y ambiente recogido, pero muy cercano a cualquier persona que decidiera cenar junto a ellos.

Y cuando los músculos pedían carne, la pelea estaba en dirimir a cuál de los dos ‘must’ se acercaban en comanda: la contundencia de La Montaraza, alejada de ruido en la Calle Oltá o las carnes de El Rebeco, donde más de un chuletón a la piedra de kilo y medio fue engullido en una de las entonces zonas de moda para salir en Valencia.

Al final, entre tertulias de bar, hamburguesas o costillas de cadenas de restaurantes y carnes artesanales aquellos niños ganaron la Copa de 1998 en Valladolid. E iniciaron un camino que les llevó a convertir al Valencia Basket en uno de los equipos referente del baloncesto español.

0 comentarios en De la tapa… a la Copa

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.