Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Abusones

José Antonio López
Y estoy en una cafetería a la hora del desayuno. Un café reconfortante y tiempo para observar. Poco a poco las mesas se van llenando de todo tipo de gentes. Hay alguna mamá que entra corriendo tirando literalmente de su hijo que llega tarde y mandando, más que pidiendo, que le den un batido y un croissant que el niño llega tarde. Tarde, tarde.

Sardineta al niño sin pensar que la pobre criatura le puede denunciar por malos tratos. Nadie sabe que, unos minutos antes, la criatura estaba empeñada en matar a más de mil enemigos en su play.

Estupendo.

Lo que me recuerda a un anuncio de televisión donde aparecen infantes maravillosos a los que les han puesto el sambenito de odiar a sus padres y tejer unas redes que les llevarán a la indigencia o a las residencias (en el mejor de los casos) porque no les dan unas salchichas en vez de verduras. Ver para creer.

A la mesa de al lado les llega la comanda. Café con leche, zumo de naranja, tostadas con jamón… y todo aquello que hace un par de años nadie tomaba.

¿Dónde ha quedado el carajillo?

Viste más lo otro.

Y todo, todo, por unos tres o menos, euros.

Pero mira por dónde, en esta cafetería, hay unas cestitas que contienen las porciones individuales de mantequilla y mermelada tal y como te presentan cuatro tipos de azúcar para que elijas la que más te apetece.

El aceite, el mejor.

Pues nada. Aquí interviene, el cara, el gorrón, el abusón.

“Ya que pago…”.

Los tres componentes de la mesa mencionada, bañan, repito, bañan en aceite las tostadas que ya lo llevaban. Dos sobres de azúcar al café y tres para el bolsillo “porque no me quedan en el despacho” y cuatro o cinco envases de mermelada, eso sí de fresa porque de melocotón no nos gusta, porque un inexistente niño se ha empeñado en tenerlas.

Cinco servilletas por comensal y uno de los zumos que se derrama y hay que limpiarlo y poner otro.

El camarero mira atónico. Recupera la lucidez. Es lo de diario.

Además, hay mucha gente que, encima, se queja del servicio.

0 comentarios en Abusones

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.