Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Baco tiene un Templo en el corazón de Castellón

26 febrero, 2021

Texto: Berta Mª López / Vídeo: Pedro R. Arias

De la pasión «indirecta» heredada por los vinos y las «circunstancias adversas de la vida» nació Templo de Baco: una vinoteca situada en el centro de Castellón, entre la plaza la Paz y la Puerta del Sol. Gerentes, pero sobre todo amigos, Francisco Egea y Juan Cardona fundaron hace ya casi siete años esta tienda de productos de alimentación y vino «de calidad» con el objetivo de «dar una oportunidad a grandes productos desconocidos por el gran público». Con caminos previos en sectores muy distintos, la coyuntura económica y su cariño por el sector vinícola les hicieron embarcarse en este mundo al que se refieren como «fantástico, magnífico y descomunal». 

Una vez dentro del local, su cercanía se refleja en el asesoramiento y trato personalizado, una atención cuidada que conforma su valor diferencial. Frente a la comodidad y competitividad del comercio online, el halo de romanticismo implícito en el mundo del vino que envuelve la vinoteca trata de huir de la frialdad lineal del supermercado. Un espacio que considera a todo tipo de públicos y gustos e incluso busca bajo demanda referencias distintas a las que guarda su amplio inventario.

Sus baldas 

En sus estanterías podemos encontrar más de 40 denominaciones de origen español, un sello de confianza que asegura la calidad del producto y que resulta fundamental para sus dueños. Con el vino tinto como producto estrella, el local recoge una amplia variedad de tipologías vinícolas. Las bodegas autóctonas de la Comunidad Valenciana ocupan el grueso de sus baldas con nombres tan sonados como Pago de Tharsys o Bodega Chozas Carrascal, entre otras.

Repasando la evolución del vino valenciano en la última década, el balance es claramente favorable. «Hay mucho interés por el vino valenciano ahora mismo. Probablemente la Comunidad Valenciana sea la zona de vinos que más evolución positiva está teniendo», comenta Cardona. Los vinos de la terreta cada vez están mejor situados en las guías «con una compensación muy interesante en lo que es calidad – precio», una razón que justifica en gran medida su esplendor. Una de las bodegas valencianas con la que trabajan desde no hace mucho, pero que aseguran «ser todo un descubrimiento» es Bodegas Hispano Suizas y su vino Bobos Finca Casa la Borracha, elaborado a partir de una uva tinta autóctona en su variedad estrella: la Bobal.

Nos desplazamos hasta Alicante, una tierra que destaca por su climatología específica y por poseer una Denominación de Origen «muy interesante», gracias a una cosecha basada en la variedad de uva tinta Monastrell. Templo de Baco trabaja con cunas del vino tan importantes de la ciudad alicantina como Bodegas Volver. La provincia valenciana se distingue por elaborar «los mejores blancos» y en este territorio se gestan moscateles en todas sus ramas y variedades, tanto secos como dulces. Un vino blanco que desde esta vinoteca aseguran estar cada vez más «de moda», sobre todo semidulces y que afortunadamente «sirven como excusa para adentrarse en el sector del vino» y que supone una vía perfecta para entender la mejora sustancial de las comidas con su maridaje. «No es posible que algo tan importante para nuestra cultura y economía, como es el sector del vino, sea tan desconocido. Somos, junto con Francia e Italia, los tres países más importantes en el mundo del vino», explica Cardona.  

Si cambiamos de provincia, el vino castellonense ocupa gran parte del producto autonómico de sus estantes. En la línea de apoyar al pequeño comercio local, Templo de Baco ha apostado principalmente y desde el primer momento por distribuidores de Castellón con los que afirman «sentirse más identificados». Bodegas y viñedos Barón d’Alba, Bodega Flors, Cooperativa de Viver y Mas de Rander son las principales bodegas de la zona castellonense con las que trabajan. 

Cuando preguntamos por el sabor y la situación actual del vino castellonense, Cardona nos habla de un producto «con carácter y un sector en auge». Y es que aunque las cosechas de esta zona mediterránea no se encuentran todavía al nivel de evolución como el resto de la Comunidad, el vino de Castellón está catalogado como una IGP: la antesala a la concesión de la licencia de la DO. «Todavía falta un poco de trayecto, nos encontramos con vinos en los que la relación calidad-precio a veces está un poco descompensada por la juventud del producto, pero se está trabajando fuerte», añade Cardona. 

Aunque la coyuntura actual haya «congelado» el sector, se trata de una zona emergente sobre la que Cardona tiene un pronóstico de futuro optimista: «Si podemos volver a la normalidad, en un plazo relativamente corto vamos a asistir a un bonito momento para los vinos de Castellón. Hay que tener en cuenta que lo que es bueno y de calidad se viene haciendo relativamente desde hace muy poco tiempo», añade el propietario.

Entre vinos y cavas se pueden contar casi 400 bodegas; desde cosechas más tradicionales con gran renombre a bodegas menos conocidas que «van como una montaña rusa». La labor de Cardona y Egea pasa por estar informados día a día del momento en el que se encuentran estas últimas, para poder incorporar sus añadas a la enorme vitrina de la vinoteca que nos acompaña. Aunque su apuesta fuerte desde el principio ha sido el vino español, su amplitud de miras en la realidad del presente, también ha dejado un espacio a un gran elenco de etiquetas foráneas, como Francia, Alemania, Argentina, Sudáfrica, California, Líbano e Italia.

Cervezas

Habitantes de «esta tierra de calor», se vieron impulsados a introducir en su catálogo cervezas «especiales». Una vez más, la calidad del producto ha regido la selección de esta bebida cuyo «caballo de batalla» está formado esencialmente por marcas españolas de cervezas artesanales con presencia castellonense y cervezas de importación de países como Bélgica. 

Templo de Baco supone un escaparate perfecto de vinos de las tres provincias valencianas. Una posibilidad inmensa de sabores nacionales e internacionales, pero primordialmente mediterráneos. Su amplio aparador compuesto por una selección de las mejores uvas permitirá encontrar el maridaje perfecto para apreciar la esencia del buen vino.

210218-la-comarcal-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Baco tiene un Templo en el corazón de Castellón

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.