Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Ana, la reina de la Bombonera

12 febrero, 2016

5b_ae_lamaretaJosé Antonio López
“Y entró un día y pidió una consumición”.

Era uno más de los muchos que venían a la nueva zona de moda de Ruzafa.

Fiesta, alegría, buena música y mucho trabajo para las que estábamos detrás de la barra.

No sabía quién era y, la verdad, me importaba un pimiento. Yo a trabajar, él…”.

El 2013 no fue un año como para ponerle un marco. Cada persona pasa etapas duras en la vida y ésta, la que recordamos, no era, precisamente, la mejor para Ana.

Le faltaba el “guaperas” de turno que entró una vez en el local y, con toda la educación del mundo, le pidió una copa.

Estaba el “angelote” muy pendiente y les soltó un flechazo que dura hasta nuestros días.

Y le siguió importando un pimiento el que el cliente volviera una y otra vez e intentara hablar invitando a compartir un tiempo que no fuera el que les brinda el trabajo.

Ana, camarera. Josep, el “pesao” de todos los días.

“Por favor, que suene Coldplay y su Clocks”.

Puntual.

Atento.

Cordial.

Un poco loco…

2013 empezó a ser un año… para ponerle un marco.

Sin embargo, en todas las circunstancias de la vida, la constancia y la sinceridad se abren paso y rompen murallas.

Dos personas con dos conflictos y con unas ganas tremendas de solucionarlos.

Dos personas triunfadoras dispuestas a aportar todos los medios suficientes para conseguir un objetivo común.

Dos vidas, que comparten tres más, y cientos más desde La Mareta, la Bombonera de Josep Quintana.

Ana, es la reina.

Trabajan, viven y sueñan juntos. “No te puedes imaginar lo que supone vivir y trabajar con Josep…”, porque Ana no habla de que su media naranja es uno de los mejores cocineros de nuestra tierra y parte de la otra. Que es un loco creador de platos distintos. Fiel servidor de lo que nos da la tierra. Discípulo de maestros y maestro de quien comparte su creatividad desbordante. Humilde de pies a cabeza.

Un cocinero. Una pareja. Un amigo. Un maestro.

Se han juntado dos grandes. Se complementan en todos los aspectos y son capaces de llegar a los más altos registros auditivos con tal de demostrar quién tiene razón.

Hablan bajo y sienten alto. Miran a sus clientes como si fueran su familia… o más. Están dispuestos a darlo todo, a compartirlo todo, a luchar por una meta que se les abre frente a ellos.

Cada día.

Ana y Josep es una de esas parejas que hay que admirar y en ella queremos hacer nuestro homenaje a todas las parejas que trabajan en hostelería y que se sacrifican, día a día, por hacer felices a los demás. Es su profesión. Es su orgullo.

Este oficio es muy duro y hay que reconocer que, si no fuera por el alma, la pasión y el amor, no se podría llevar adelante.

“Mi compañera, mi amiga, mi freno, mi pareja, mi inspiración, mi alma…”, dice Josep.

A todas las Anas del mundo de la hostelería, a todos los Josep del mismo mundo…

Nuestra admiración y amor.

Siempre.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Ana, la reina de la Bombonera

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.