Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Mala Vida Edición Limitada: el hijo pródigo vestido de padre para ensalzar el origen

7 octubre, 2022

Jaime Nicolau

Han pasado 12 años, casi una vida. Una Mala Vida. Si entonces Toni Arráez y su equipo revolucionaron el mundo del vino con una propuesta canalla que cautivase al público joven pero también a los amantes del vino, ahora han metido en una botella todo lo aprendido en este tiempo. Aunque por su ‘vestimenta’ parezca el padre de aquel primer Mala Vida, realmente el vino que acaban de presentar es un hijo ejemplar, que ha aprendido mucho en estos 12 años. Un coupage de las tintas por excelencia de la Font de La Figuera, monastrell y garnacha tintorera, nacidas en las laderas de El Capurutxo, la montaña que hace de eje vertebrador de un territorio bellísimo que Toni bien conoce. En la solana, la monastrell. En la umbría, la tintorera. «Es un tinto de los que se han bebido en la comarca siempre, porque las uvas tintas eran las que siempre ocupaban las laderas de la montaña«, cuenta Toni Arráez.

El resultado son 9.979 botellas con un aspecto elegante y cuidado que tienen un precio recomendado de 10 euros. Un vino de altura que en nariz es una explosión de fruta y en boca elegante, sedoso y con volumen. Y para un estreno tan sonado, el escenario tenía que se de altura. Por eso Arráez eligió Villa Indiano, un proyecto que nace en Burjassot para convertirse en una nueva forma de habitar la huerta. Desde una villa inconfundible en el mismo borde de la trama urbana, nace con el objetivo de ser un punto de encuentro fuera de la ciudad que permita bajar las pulsaciones o tomar distancia, pero también celebrar los días. Socializar de forma distendida, disfrutar de los afectos en un jardín de casi 2.500 m2, con un restaurante y una oferta gastronómica y programación sociocultural continuada. Orientada al ocio diurno, Villa Indiano ha llegado para convertirse en referencia como una plaza abierta a todos los públicos. Villa Indiano se concibe como un lugar vivo, cambiante, como una promesa donde la única certeza es la satisfacción del sano ejercicio de convivir y compartir… como Mala Vida.

«Hoy es un día muy importante porque realmente estamos presentando lo que podría ser un hermano mayor, un padre de Mala Vida, pero realmente es un hijo», comenzaba explicando Toni Arráez. «Es como una evolución de los valores y de las bases que creamos hace 12 años, ya en 2010, para empezar un proyecto que empezó como una broma y al final se ha hecho como nosotros: 11 veces más grande de lo que éramos en 2011″, continuó el enólogo y bodeguero valenciano.

Y es que el origen de Mala Vida lo conoce muy poca gente. «Arrancó en una pequeña tienda de vinos de la calle Turia con mi clienta y amiga Francesca. Hicimos un estudio durante un año del perfil de público y de vino que buscábamos. Sacamos 2500 botellas. Las presentamos en la Mostra de aquel 2011 con un poco de vértigo.  !No habían etiquetas así¡. Se acabaron en dos semanas», cuenta Toni con la cercanía que le caracteriza.

«Logramos que fuera un vino que la gente que no entendía de vinos lo entendiera y la gente que entendía de vinos lo desarrollara y disfrutara. Y desde entonces Mala Vida es el ejemplo de cómo un producto puede marcar lo que va a ser todo un proyecto» transmite con cierto orgullo en el rostro. «Cuando sacamos aquel primer Mala Vida hablábamos más de irreverencia que de origen. En este segundo Mala Vida lo que queremos es hablar más de origen que de irreverencia. Quizás un vino más serio. Dentro de la irreverencia, por supuesto», explica con una copa de Mala Vida Edición Limitada en la mano.

«Es la evolución de todo lo que hemos aprendido y todo lo que nos habéis devuelto durante estos 12 años de transmitir nuestro proyecto. Brindo por la vida», terminaba Toni.

Y esta fue la carta de presentación de un vino que lo tiene todo para volver a liarla: presencia, elegancia, calidad y buen precio. Así no hay nadie que pueda resistirse a pecar y adentrarse en la Mala Vida.

0 comentarios en Mala Vida Edición Limitada: el hijo pródigo vestido de padre para ensalzar el origen

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.