Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Madriguera: el «mago» Toni Arráez saca dos conejos de la chistera

4 marzo, 2022

Jaime Nicolau

Arráez tiene una nueva bodega. Pedazo bodega. Unas instalaciones modernas, sostenibles e integradas en el paisaje de la Font de la Figuera para poder dar forma e impulso a los proyectos futuros. Y en esa nueva bodega hay un lugar muy especial al que el equipo de la firma llama La Madriguera, porque está bajo tierra y está diseñado para proteger a los vinos mientras esperan su mejor momento.

Y esa es la esencia de dos nuevos vinos de la bodega que más conecta, sin duda alguna, con el público joven con un marketing tan cuidado como acertado, a la par que explosivo y canalla. El lugar elegido para el estreno, La Madriguera, en la calle Cádiz de Valencia, en el corazón de Ruzafa, un barrio que late fuerte. La puerta en escena, brutal, como siempre. Al ritmo de STOP THINKING, START DRINKING. O lo que es lo mismo, disfruta la vida.

Y es que Toni Arráez y su equipo se han especializado en hacer de los problemas virtud, viendo siempre el lado más divertido de la vida. Los conejos se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para el bodeguero. Se comen la uva, los brotes… y de la necesidad, virtud… O acabas con ellos o los conviertes en vino, parece haber dicho el enólogo antes de dedicar a estos pequeños diablos una nueva línea de vinos: La Madriguera. Arranca con dos monovarietales de sendas variedades autóctonas, merseguera y monastrell, entendidas ambas para ser disfrutadas. Del Merseguera destaca su chispa y su untuosidad en boca. Del Monastrell su explosión de fruta. Ambos concebidos con mucha verdad, perfectos para el copeo. Y de ambos destaca su imagen, con la silueta del conejo troquelada cual madriguera con sus recónditos e interminables caminos.

Unos vinos que se han cocinado en La Madriguera. Esa zona de la bodega en la que el equipo de Arráez conspira contra el aburrimiento, y como todo clan necesitan un lugar secreto para pertrechar sus planes y beberse la vida tranquilamente. Sin que nadie les pille.

Pero sobre todo, este vino se llama La Madriguera porque había que darle casa al Conejo. Nuestro conejo. Un animal que cuida de nuestras uvas y nuestra suerte desde hace años y que se ha convertido por méritos propios en icono no oficial de la bodega. Todo esto es cierto. O no. Puede que todo sea más sencillo y el nombre de este vino saliese de un pensamiento aleatorio, tan díscolo como frugal: «Si Batman tenía la baticueva, ¿por qué no vamos a tener nosotros La Madriguera?», señalan desde Bodegas Arráez.

Lo bien cierto es que la bodega ha ido contando por aciertos cada nuevo vino que pone en el mercado. Todo arrancó con Mala Vida, que ha dado a la bodega una enorme salud, pero ha habido tiempo para Vivir sin Dormir, Bala Perdida, Vividor y Vividora, los Arráez, Hu-Ha con Chimo Bayo… y ahora llegan los dos conejos que el mago Toni Arráez ha sacado de la chistera.

220111-a-sorbos-y-bocados-800x200px

Un comentario en La Madriguera: el «mago» Toni Arráez saca dos conejos de la chistera

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.