Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

«El enoturismo es una de las alternativas más seguras»

16 julio, 2020

Pedro R. Arias / @PedroRArias5b

Las tierras castellonenses se están convirtiendo a pasos agigantados en uno de los principales puntos de enoturismo a nivel nacional. Una región que abarca espectaculares poblaciones de producción vitivinícola en las que poder encontrar la verdadera esencia de la vida agrícola más tradicional de esta tierra, reunidas en la conocida como la Ruta del Vino de Castelló. Espacios únicos donde poder disfrutar de catas de los mejores productos autóctonos, degustar platos de gastronomía local o descansar en acogedores alojamientos a escasos kilómetros del Mar Mediterráneo. Sergio Garrido, gerente de Bodegas y Viñedos Barón d’Alba, es uno de los mayores dinamizadores de los ‘Vins de la Terra de Castelló’ como presidente de la Ruta del Vino de Castelló, una asociación de empresarios que supone un nuevo impulso para el turismo del vino y la gastronomía local.

5barricas.- ¿Cuándo comenzó la Ruta del Vino de Castelló y con qué fin?

Sergio Garrido.- La Ruta del Vino de Castelló se originó en 2013 a partir de Hidden, un proyecto europeo para la innovación en las pymes en sectores tradicionales. Una iniciativa que surgió de la mano de la Cámara de Comercio de Castelló, quien solicitó la ayuda que permitió la constitución de la Ruta. Al principio fuimos 15 socios fundadores los que arrancamos este proyecto con una importante inversión comunicativa y formativa gracias a fondos propios, de la Diputació de Castelló y de otras instituciones. Actualmente, hemos crecido en número de socios, ya que las bodegas castellonenses han visto en la Ruta una importante herramienta para crear sinergias y hacer un esfuerzo común con el fin de conseguir una mayor captación de turistas interesados en el mundo del vino.

5b.- Aparte de bodegas castellonenses, ¿qué otros asociados forman parte de la Ruta? (agencias de viajes, ocio temático, restaurantes, hoteles…)

S. G.- El enoturismo tiene como eje principal las bodegas y el vino, pero para que esta actividad resulte más atractiva necesitamos de la colaboración de restaurantes, hoteles, casas rurales y actividades de turismo activo, como un circuito de quads y de vehículos off road. En la actualidad contamos con un total de 13 restaurantes, 14 alojamientos y cuatro servicios de oferta complementaria. Una propuesta muy completa para aquel visitante que además de venir atraído por el mundo del vino, desee hospedarse en un hotel o casa rural con encanto, vivir una experiencia única como conducir vehículos todoterreno por paisajes preciosos o visitar el Centro de Interpretación del Vino y la Tonelería. 

5b.- ¿Qué ofrece la Ruta de Castelló que no proporcionan otras rutas?

S. G.- Me atrevería a decir que Castelló es una provincia poco conocida a nivel turístico por su interior y a nivel de temas enológicos y de enoturismo, ya que somos una zona emergente a pesar de que llevamos desde la época de los romanos haciendo vino. Pero desde hace ya unos 20 años varias bodegas empezamos a modernizarnos con nuevos equipos. Creemos que en ese desconocimiento por parte del público es donde se encuentra uno de sus muchos atractivos que están por descubrir. Esta provincia es una zona bastante virgen en el sentido del turismo de interior, con lo cual no hay masificaciones, aunque nos estamos adaptando a recibir un mayor turismo que esperamos que poco a poco terminemos alcanzando. 

5b.- ¿Cuántos visitantes tuvo la Ruta en los últimos años y hasta dónde creéis que puede crecer?

S. G.- En cifras generales podríamos hablar de entre 5 000 y 6 000 visitas por año. Nuestra previsión es alcanzar un crecimiento exponencial debido al gran trabajo que está llevando a cabo la Federación de Enoturismo de la Comunitat Valenciana. Además, estamos teniendo otras importantes vías de patrocinio, como un convenio con Turisme Comunitat Valenciana. 

5b.- ¿Cuántas bodegas participan en la Ruta? ¿Qué municipios castellonenses la abarcan?

S. G.- En este momento la Ruta la conformamos nueve bodegas. Es verdad que en Castelló existen más bodegas dentro del Consejo Regulador IGP-Castelló, pero consideramos que poco a poco iremos prosperando, puesto que cada vez vemos más inquietudes en nuevos socios que quieren incorporarse. Asimismo, Castelló posee tres zonas vitivinícolas bien diferenciadas geográficamente. La principal es la del centro de la provincia, como Les Useres, Vilafamés, Benlloch y Cabanes. Por otra parte, tenemos socios en la parte sur, como Segorbe, Viver y Soneja, y en la zona norte, como Sant Jordi, Sant Mateu y Canet lo Roig. 

5b.- ¿Cuál es el valor diferencial de los vinos de Castelló?

S. G.- Dentro de las tres zonas diferenciadas de la provincia podemos encontrar aspectos dispersos. Los vinos de Segorbe son diferentes a los de Les Useres y estos a los de Sant Mateu. Sin embargo, el principal hilo conductor que nos une sería el carácter mediterráneo de nuestros vinos. Productos expuestos a un clima seco de muchas horas de sol al producirse en tierras cercanas a la costa, factores que generan una intensidad colorante y unos grados alcohólicos muy altos. 

5b.- ¿De qué manera intentáis potenciar el enoturismo de la provincia de Castelló?

S. G.- Todas las bodegas hemos hecho un esfuerzo por conseguir una mayor cuota de turismo, evidentemente en la provincias donde nos encontramos se halla un turismo de costa muy importante, por lo que vienen muy enfocados a estar en el chiringuito y cerca del mar. Por lo tanto, nuestra labor en verano es hacernos con un tanto por ciento de este turismo para que visiten nuestras bodegas. El coronavirus ha propiciado que el turismo rural haya alcanzado un mayor auge y se nota que la gente tiene más ganas de visitar el interior. Además, nuestra intención como Ruta del Vino es también potenciar las visitas fuera de la campaña de verano, tratar de atraer turistas en otras épocas del año para que nos visiten a partir de septiembre, creando un turismo de invierno. 

5b.- ¿La Ruta actualmente ofrece actividades promocionales? ¿Habrá nuevas iniciativas?

S. G.- Actualmente estamos trabajando junto a la Federación de Enoturismo de la Comunitat Valenciana en una campaña de publicidad a nivel autonómico muy importante, donde nos hemos unido cuatro rutas del vino valencianas: la Ruta del Vino Utiel-Requena, la Ruta del Vino Alicante, la Ruta del Vino València y la Ruta del Vino Castelló. Nuestro objetivo será vertebrar el territorio de la Comunitat en torno al enoturismo y al mundo del vino, dándole el potencial que se merece a un turismo que está en constante crecimiento.

5b.- La Ruta del Vino de Castelló se encuentra integrada por bodegas, alojamientos, hostelería y comercio. ¿En qué medida se han visto afectados cada uno de estos colectivos?

S. G.- Ha sido muy duro. A las bodegas nos han pillado en una etapa cuando estábamos preparando nuevas añadas de vinos blancos, rosados y jóvenes a punto de salir al mercado de cara a Semana Santa, Fallas y Magdalena. Desgraciadamente todo esto se vino abajo por el confinamiento y los vinos se tuvieron que quedar en las bodegas. De igual manera, el declive de los sectores de la restauración y el hotelero también nos terminó perjudicando, ya que al final vamos de la mano y si cierran los restaurantes y los hoteles lo harán con ellas nuestras bodegas, al no haber salida de nuestros productos. Somos bodegas pequeñas y familiares que hacemos producciones pequeñas de vinos muy bien elaborados, por tanto, no solemos actuar con grandes superficies. Un palo importante, porque sin querer nos ha tocado frenar proyectos y esperar a que esto pasara.

5b.- ¿Se tiene previsto pedir ayudas, medidas o mejoras a las instituciones para paliar el complejo panorama que se ha presentado en el mundo del vino?

S. G.- Sí, estamos empezando conversaciones con las instituciones para ver si podemos conseguir algún tipo de ayuda para amortiguar un poco todos los efectos de la pandemia, porque ha sido durante un periodo largo y a mucha gente se le han terminado los recursos. La idea es seguir trabajando con las ayudas futuras que nos concedan y seguir promocionando la Ruta. Además de seguir ayudando a los socios con planes de contingencia a través de los protocolos de apertura. Lo que estamos intentando generar desde la Ruta es que todo esto se resuelva lo antes posible y volver a la normalidad para comenzar nuevas acciones de promoción, como catas y colaboraciones con restaurantes locales. 

5b.- ¿Es el momento del enoturismo?

S. G.- Nosotros creemos que sí, porque es un tipo de turismo muy individual, a no ser que sea una bodega muy grande, que en Castelló no las hay. El enoturismo es una de las alternativas más seguras, ya que no suele presentar masificaciones de gente y la mayoría de la visitas suelen realizarse al aire libre. Un turismo que tiene un verdadero potencial de crecimiento instantáneo.

200615-200715-temps-de-interior-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en «El enoturismo es una de las alternativas más seguras»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.