Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El corazón de Celler Gurgu late por su amor a la tierra, a la tradición y al vino

29 octubre, 2021

Texto: Mar Lafuente / Vídeo y fotografía: Vicente Escrivà y Fernando Murad

Los antepasados de la localidad de Gorga dejaron una gran herencia en forma de tradición vinícola que hoy Adrián Doménech, Toni Doménech y Modesto Francés están tratando de recuperar con el Celler Gurgu. Familia y tradición son el corazón de este pequeño proyecto que late por el amor a la tierra y, sobre todo, por el amor al vino. Así es como esta ‘bodega de garaje’ consigue sacar vinos hechos con el corazón, para el disfrute con amigos, vendimiados en familia y fermentados abrazando la tradición.

Su nombre ya da pistas de la importancia que cobra su territorio en el proyecto. Gurgu significa Gorga y, a su vez, Gorga quiere decir ‘lugar de agua’. Es aquí, en esta localidad alicantina a tan solo 20 kilómetros de Alcoi y en la meridional del Valle del río Seta y del Travadell donde se encuentra el Celler Gurgu. A unos 550 metros de altitud, sus viñedos están envueltos en un espectacular y singular paisaje natural que componen las sierras de Benifallim, Carrascal, la Mariola, el Benicadell, la Sierra de Almudaina, Alfaro, Aitana y Serella.

La filoxera arrasó los viñedos de Gorga a finales del siglo XIX, acabando así con la tradición enológica que tanto se recuerda en el pueblo. Siglos después nace el Celler Gurgu con un objetivo muy claro: recuperar la herencia vinícola que dejaron sus antepasados. Todo comenzó con la inquietud de Toni Doménech, siempre le había gustado el mundo del vino y empezó con una viña de 150 cepas de tempranillo que acabó ampliando plantando monastrell y cabernet. Ya casi con las 3.000 cepas que tienen actualmente decidieron lanzarse a elaborar vino. Lo tenían todo, viñas, ganas, familia implicada en el proyecto y amor por el vino, solo necesitaban un enólogo que les ayudase. Contactaron con Modesto Francés, amigo de la familia, al que le gustó el proyecto y se pusieron manos a la obra.

Ahora el Celler Gurgu es una realidad que Toni describe como ‘bodega de garaje’. Sus viñedos y su producción ha ido creciendo, aunque sigue siendo una producción de no más de 6.000 botellas con los casi 5.000 kilos de uva que recogen. “Le dedicamos mucho amor y cariño, siempre con el apoyo de la familia tanto en vendimia como en embotellado. Sin ellos no lo podríamos hacer”, remarca Adrián Doménech.

Actualmente están elaborando tres vinos: Gurgu Jove de Trellat, Gurgu Selección y Avantpassats. Los tres de una forma artesanal y muy natural, “no utilizamos ningún tipo de pesticida ni producto químico”, afirma Adrián. Unos vinos que están pensados para que gusten a la familia y a los amigos. Modesto Francés nos cuenta que con ellos no quieren buscar cosas artificiales, “buscamos el respeto a la naturaleza, al medio ambiente y acercarnos lo máximo posible a las variedades que se cultivaban en la zona durante muchos años”.

Gurgu Jove de Trellat no es un joven cualquiera, “es un joven que tiene presencia, que tiene cabeza y sentido común”, así lo describe Modesto. Es un vino que se basa fundamentalmente en la monastrell, aunque con un poco de cabernet y syrah, con unos tres o cuatro meses de barrica. En cambio, Gurgu Selección es un vino con unos 10/12 meses en barrica que le aporta otra complejidad y con el cabernet como protagonista aunque también con un poco de monastrell y syrah. Y, por último, el de nueva creación y menor producción: Avantpassats. Es un vino que rinde homenaje a los antepasados, a la gente que trabajaba en el campo. Este no podía estar elaborado con otra variedad que no fuera giró, la uva principal que había antes en la zona y que consiguen de los viñedos de unos amigos. Y tiene una particularidad más, está elaborado en unas tinajas de barro de más de 135 años de antigüedad, donde sus antepasados guardaban pan o aceite, entre otras cosas.

Un proyecto que desborda pasión por todos sus rincones y que, aunque es pequeño, los más curiosos pueden ir a conocer a esta gran familia. Adrián añade “si alguien quiere venir a conocerlos solo tiene que entrar en nuestra web, llamar al número de teléfono con dos o tres días de antelación, y les propongo una visita al viñedo, una cata en la bodega y, si quieren, un almuerzo”. Sin duda, una gran oportunidad para descubrir su forma de entender el vino, de una forma muy manual, artesanal y, sobre todo, familiar.

210720-5bs-cavas-premium-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en El corazón de Celler Gurgu late por su amor a la tierra, a la tradición y al vino

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.