Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Con Sabatacha en el horizonte, es imposible equivocarse

27 mayo, 2021

Bodegas BSI nace fruto de un esfuerzo conjunto y de la unión de centenares de socios cooperativistas. Fundada en 1934, se ha consolidado como el principal productor de vinos de la D.O.P. Jumilla. Una bodega sólida que cimienta su éxito en la variedad Monastrell, con la mayor extensión de esta cepa mediterránea en pie franco, en el respeto por el medioambiente y en la innovación y la implicación social con el territorio. Dispone de más de 1.400 hectáreas de viñas con una edad media de 35 años, plantadas en vaso, sistema tradicional de la zona y vendimiadas a mano, entre las que se encuentran algunos de los mejores pagos de la D.O.P. Jumilla. Gran parte de este viñedo se trabaja de forma ecológica. Junto a la autóctona Monastrell, cuenta con otras variedades como Syrah, Petit Verdot, Merlot y Tempranillo en tintas, o Verdejo, Airén y Sauvignon Blanc en blancas.

Las bodegas actualizan la imagen de su gama de vinos Sabatacha, las referencias más populares de la D.O.P. Jumilla. Tras un detallado estudio del mercado y del consumidor, los responsables de la bodega han estimado renovar la identidad gráfica de estos vinos icónicos, para hacer más directo el mensaje de que son vinos de alta calidad un precio accesible, con la variedad Monastrell, de Jumilla, como hilo conductor.

El nuevo concepto visual de estos vinos de éxito se centra en el sol, un elemento icónico que ya permitía identificar rápidamente a los vinos Sabatacha desde sus inicios. Amanece, pues, un nuevo diseño, más actual, directo y elegante. Las nuevas etiquetas de los vinos Sabatacha mantienen como protagonista al icono del sol, como centro del sistema solar, acompañado de un pequeño pájaro que simboliza una de las múltiples formas que Ra, el dios Sol, solía adoptar según la leyenda. Una adecuación de la imagen de esta gama que también representa a la perfección la importancia de Sabatacha dentro de la estructura de Bodegas BSI, pues podría definirse como la base de la filosofía BSI. 

Desde su creación fue la cristalización de los objetivos de la bodega: hacer de un vino cooperativo de Jumilla un éxito de ventas y de reconocimiento nacional y mundial. Una marca que, como el sol, sirve de guía y energía al primer productor de vinos de la D.O.P. Jumilla y que ahora viste con líneas más modernas y contrastadas.  

Joaquín Hernández, director general de Bodegas BSI, señala que el nuevo diseño de Sabatacha Monastrell, Sabatacha Crianza y Sabatacha Reserva: “refuerza la identidad de estos vinos elegantes, que no renuncian a la potencia propia de nuestra zona y que tan arraigados están en la personalidad y estructura de nuestra bodega”.

Se trata, añade, de una “muy acertada reinterpretación de la tradicional imagen de Sabatacha” y, además, supone para Bodegas BSI perseverar en el camino de la mejora continua, que la han convertido en el referente más destacado de la D.O.P. Jumilla. 

Sabatacha Monastrell parte de uvas de viñas viejas de secano con una baja producción, que se seleccionan al llegar a la bodega para obtener la mejor expresión frutal de la variedad autóctona de Jumilla. Un vino de color intenso con tonos morados, propios de su juventud. Aroma ligeramente goloso a frutos rojos del bosque cremosos, como la frambuesa, la ciruela o la mora. En boca es suave, y con una acidez adecuada, persistente y muy agradable.

Sabatacha Crianza se afina durante seis meses en nobles barricas de roble americano, para conseguir un vino 100% Monastrell complejo y limpio en nariz, con recuerdos de frutos rojos maduros, madera nueva y especias como la vainilla. Es elegante. En boca está bien estructurado con taninos afinados, buen cuerpo y agradable final.

Por su parte, Sabatacha Reserva es el resultado de una larga crianza de 12 meses en barricas de roble americano y otros tantos meses en botella para dotarlo de elegancia. Un vino monovarietal de Monastrell que conjuga aromas a frutos maduros con sensaciones dulces, a compotas de fruta, tonos especiados y de roble cremoso. Con cuerpo, sedoso. Paladar sedoso y franco, con tostados y sensaciones dulces y de especias. Muy equilibrado. Cuando aciertas, el vino sabe mejor y con Sabatacha en el horizonte es imposible equivocarse.

210304-jumilla-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en Con Sabatacha en el horizonte, es imposible equivocarse

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.