Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La magia de Los Pedrones se vive en Bodegas Sentencia

11 febrero, 2022

Pepelu González / Paula Jiménez

Unas viñas viejas con el cartel de «escasa producción», unas tierras bellas, un entorno único, una pasión inusitada y un sueño, son las variables que confluyeron en el corazón de un «Alonso Quijano» llamado Alberto y apellidado Pedrón. De su amor por «su territorio» nació la ilusión de un proyecto con el objetivo de hacer un supervino con la uva de una parcela sentenciada a muerte… a priori.

Después de estudiar Enología en Requena e Ingeniería Técnica Agrícola en Valencia, nuestro «Quijote» de hoy estuvo trabajando varios años en la industria farmacéutica, hasta que decidió dar un giro a su vida y dedicarse de lleno a lo que de verdad le gustaba: su proyecto de bodega, viñedo y vino. De hecho, el nombre de su bodega, Sentencia, viene de las viñas viejas que su familia iba a arrancar y que él se empeñó en recuperar pese a que estaban “sentenciadas”.

El suyo es un proyecto joven, donde cada vino, proveniente de una parcela diferente, es un proyecto en sí mismo. “Nos mueve el objetivo de trabajar cada parcela para conseguir el mejor vino posible. Cada año intentamos ir afinando y buscando la excelencia”, explica.

La aldea de Los Pedrones, situada próxima a Requena, se encuentra en un entorno sin igual. Los valles, bañados por las Hoces del Cabriel, son el hábitat ideal para miles de especies que campan a sus anchas por todos los rincones del territorio. Un lugar en el que las viñas se cuelan entre los espesos bosques de pinos y en el que se encuentra Bodegas Sentencia, un negocio que nació como un hobby siendo una ‘bodega de garaje’ y que, con mucho esfuerzo, se ha convertido en una realidad.

Alberto Pedrón nos muestra los depósitos de hormigón de Bodegas Sentencia.

Alberto Pedrón, propietario de la bodega, tuvo que trabajar mucho en rescatar los vetustos depósitos de hormigón que se escondían soterrados bajo rocas calcáreas de poco peso en el sótano de la casa de sus padres. El nombre de su bodega hace referencia a sus comienzos en el mundo del vino, cuando decidió coger el relevo generacional y poner en práctica todo lo que sus antepasados le habían enseñado. Fue así como emprendió su propio proyecto ‘Bodegas Sentencia‘, haciéndose cargo de una pequeña porción de tierras en las que las vides parecían estar sentenciadas a muerte. El hecho de que estas vides parecieran poco fructíferas, junto al amor de Alberto por las películas western, decidieron el nombre de la bodega, ‘Sentencia’. De esta suma también nace su logo y las puertas de su bodega.

De su pasión por la naturaleza y, por supuesto, por el mundo del vino, florecen seis elaboraciones muy distintas entre sí que son capaces de enamorar a todo aquel que las deguste. Sentencia, Lluvia, El Indulto, Las Bairetas, El Bosque Habitado y Fetiche, ponen nombre a las trabajadas etiquetas que visten las botellas.

Cata con Alberto Pedrón de ‘Indulto’.

Sus conocimientos del terreno y de los alrededores de la aldea de Los Pedrones, muestran lugares idílicos para degustar las elaboraciones que reposan, en el interior de las barricas, en los sótanos de su bodega. Caminos que conducen, tras andar por el espeso bosque, a espectaculares miradores creados por la naturaleza.

Lugares únicos que se quedan grabados en la retina gracias, en parte, a la degustación de los vinos de calidad elaborados por Alberto en Bodegas Sentencia. Unos productos con un toque único y personal que muestran, entre sus características, esa pasión por el mundo del vino que, generación tras generación, se ha transmitido en la familia del propietario.

220111-a-sorbos-y-bocados-800x200px

0 comentarios en La magia de Los Pedrones se vive en Bodegas Sentencia

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.